EFELas Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha suspendido temporalmente tanto el canon que tiene que abonar el grupo Barceló por el arrendamiento del Hotel Santa Catalina como el de la empresa Altamar Hoteles por el restaurante del Bodegón Canario, también propiedad de la corporación.

El concejal de Turismo de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, ha informado a Efe de que esta decisión se tomó con carácter retroactivo al día 14 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma por la pandemia de coronavirus, y finalizará un mes después de que se levante, si bien será revisable en función de la situación.

Quevedo ha dicho que, como presidente de la sociedad municipal que gestiona ambos inmuebles, adoptó esa decisión ante el esfuerzo inversor efectuado por ambas empresas, sobre todo en el caso del grupo Barceló, que ha invertido unos 30 millones de euros en la rehabilitación del hotel, cifra superior a los 24,5 millones que se exigían en el concurso de adjudicación.

"No tenía lógica" cobrar un canon como el que se pide a estas empresas cuando no pueden ejercer su actividad debido al estado de alarma, ha recalcado el concejal de Turismo, quien además ha manifestado que Ayuntamiento "debía responder con urgencia" para ayudar a uno de los sectores más castigados por esta crisis sanitaria, ha destacado Quevedo.

El edil ha explicado que como presidente de la sociedad municipal tiene potestad para adoptar esta decisión que deberá ser validada por el consejo de administración.

El grupo Barceló pagaba un canon mensual de 60.000 euros al Ayuntamiento, mientras que Altamira Hoteles debía abonar 90.000 euros en tres años por el restaurante del Bodegón Canario, cuya rehabilitación salió a licitación por 2,4 millones de euros.

El concejal de Turismo ha recordado que con Altamira Hoteles se había llegado a un acuerdo para ajustar esta cantidad, debido a que aún están en obras la ermita y el Museo Néstor que completan los edificios del Pueblo Canario conjunto.

Quevedo ha querido recalcar el compromiso y el esfuerzo que han hecho ambas empresas en estas instalaciones del Ayuntamiento, que son además un icono para la ciudad.

En el caso de Barceló, además ha llevado a cabo una "transformación radical" no solo del hotel sino también del Club Natación Las Palmas, que se encuentra junto al establecimiento hotelero y que ha sido rehabilitado por iniciativa del grupo para el disfrute de los ciudadanos de la capital.

Barceló ganó en 2013 el concurso para la rehabilitación y explotación por un periodo de 35 años del Hotel Santa Catalina, que reabrió el pasado mes de diciembre sus puertas, aunque la inauguración oficial y completa de sus instalaciones se llevó a cabo el mes de febrero.