EFELas Palmas de Gran Canaria

Las ventas de los hoteles de Gran Canaria para el mes de mayo están en este momento 25 puntos porcentuales por debajo de las cifras que estos mismos establecimientos manejaban en 2018, según datos de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas.

El presidente de la patronal turística en la provincia, José María Mañaricúa, ha precisado que aún quedan trece días para terminar abril, pero se estima que la ocupación de mayo y junio va a rondar este año en 70 o 75 por ciento, cuando en esas fechas los hoteles de la isla "superaban el 90 por ciento".

"A día de hoy, las ventas para el mes de mayo están al 50 % de ocupación, pero la previsión contempla que llegue a un 75 %", lo que significa un descenso "respecto a las cifras del año pasado, que rondaban el 90 o 92 % en estas fechas", ha señalado a Efe el también director de operaciones del grupo de hoteles Gloria Thalasso.

Esta bajada, a su juicio, anuncia "la vuelta a los años anteriores a estos últimos ejercicios magníficos de sobrecoupacion y sobredemanda", en una situación que el sector en Canarias relaciona con "la reapertura de los destinos del Mediterráneo", así como "el cierre de varias aerolíneas y el buen clima de Europa".

Sin embargo, también ha recordado que antes de los últimos ejercicios, en los que el sector en Canarias ha encadenado récord tras récord de afluencia, las islas tenían su propia estacionalidad, con una temporada alta en invierno (de octubre a Semana Santa) y menos ocupación en la campaña verano, sobre todo en los meses de mayo y junio, "con bajadas en el precio y la ocupación".

"Cuatro años plena ocupación, ahora regresamos a la tendencia anterior", ha apuntado Mañaricúa, que cree que eso "tendrá una consecuencia segura en la bajada de ingresos en destino, tanto en el mercado hotelero y extrahotelero, como en tributación en Canarias".

Con esta bajada de demanda "el mercado se inunda de ofertas, que pueden estar entre un 10 y un 30 % (de rebaja en las tarifas)", por lo que "a menos precio, menos tributación y menos dinero también en los sectores vinculados al turismo", como puede ser "el taxi, las tiendas, los centros comerciales o los alquileres de coches, entre otros", donde "también se va a notar".

El presidente de la FEHT cree que las consecuencias en la economía canaria no se verán de un mes a otro", pero se ha mostrado seguro de que "este efecto llegará", ya que deriva de un mercado que "genera el 40 % del empleo en la isla y este bajón se hará notar en varios parámetros".

La bajada, ha recalcado, se aprecia "sobre todo en el mercado alemán y escandinavo", ya que este último, "en verano, prácticamente desaparece, ya tras la Semana Santa en Gran Canaria", a lo que se suma el alemán, que es "el que más ha descendido".

Las medidas para paliar esta bajada, a juicio de la patronal, pasan por "invertir en inversión turística, aumentando el presupuesto de Promotur (la sociedad de pública turística de la comunidad autónoma) hasta los 24 millones por parte del Gobierno de Canarias".

La FEHT apunta además la necesidad de "renovar las infraestructuras públicas en los municipios turísticos", para lo que se requiere "una inversión del Gobierno de España y Canarias en pro de la renovación de los destinos maduros".

Los empresarios del sector también sugieren "dedicar parte de los ingresos derivados del IGIC a financiar infraestructuras y servicios turísticos de los municipios que más visitantes reciben", con el objetivo "de ser más competitivos como destino turístico". EFE