EFESanta Cruz de Tenerife

El presidente y el gerente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) Domingo Martín y Sergio Cáceres, respectivamente, han insistido este lunes en asegurar que para el sector no es asumible establecer un precio mínimo del producto como se dice en el proyecto de reforma de la ley de calidad alimentaria.

En comparecencia en el Parlamento de Canarias para hablar de la situación del sector platanero ante la aplicación de la reforma de la ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, los representantes de Asprocan reconocieron la necesidad de la ley pero también que se incluyan excepciones.

Para ello proponen una enmienda que permita vender a pérdidas el plátano porque, según ha dicho el gerente de Asprocan, el mercado no pagará el precio mínimo y los productores canarios tendrían que dejar de comercializar millones de kilos o incumplir la ley, algo que no quieren hacer.

El presidente de Asprocan, Domingo Martín, ha asegurado que fijar un precio tiene graves inconvenientes para el plátano, y ha apuntado que Asprocan representa a todas las entidades de producción y comercialización de dicha fruta y todas opinan que la propuesta de reforma de la ley ofrece resultados "tremendamente negativos".

Ha comentado que establecer un precio mínimo se asocia a la venta de un volumen determinado, y si hay ese precio mínimo muchas toneladas de plátano tendrán que quedarse en Canarias para cumplir la ley, ya que el mercado no lo pagaría.

El gerente de Asprocan, Sergio Cáceres, ha insistido en que el sector platanero quiere competir en igualdad de condiciones con el de la banana, en el cual, ha recordado, las condiciones económicas y sociales son muy inferiores.

Sergio Cáceres ha señalado que para la reforma de la ley se ha traspuesto la directiva comunitaria, con la que Asprocan "no tiene problema alguno", pero que, ha añadido, en la propuesta de la reforma de la ley no se cumple, pues ha recordado que en el tratado de la UE se reconoce la necesidad de establecer políticas que ayuden a paliar las limitaciones de las regiones ultraperiféricas como Canarias.

También ha subrayado que el mercado de la banana es mundial y en España pueden vender a pérdidas porque representa el 1 por ciento del total, mientras que el plátano tiene ese único mercado.

El diputado del grupo Mixto Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, recordó que la ley está en tramitación y abogó por la defensa del plátano y modificar el actual texto para así evitar la destrucción innecesaria de en torno al 25 por ciento de la producción anual.

Jesús Ramos, diputado del grupo Agrupación Socialista Gomera (ASG), también ha recordado que la reforma de la ley está en trámite y ha insistido en que es primordial que el plátano canario sea una excepción en la ley de la cadena alimentaria y se pueda vender por debajo del precio de producción.

El diputado de Sí Podemos Canarias Francisco Déniz ha subrayado la importancia de fijar un precio mínimo para que los agricultores no sean siempre quienes menos reciben; se ha mostrado partidario de que se prohíba la venta a pérdidas, y ha considerado que el problema "serio" está en la comercialización del plátano.

Francisco Déniz también ha planteado la necesidad de cuestionarse la relación con terceros países en defensa de las producciones propias ya que tienen peores condiciones salariales y sociales, y además ha propuesto intervenir en las grandes cadenas de alimentación.

Luis Campos, portavoz de Nueva Canarias (NC), ha afirmado que es un proyecto de ley "muy avanzado" y ha señalado que la fijación de un precio mínimo es "esencial" para garantizar que el sector no pierda, lo que, ha agregado, no significa que determinados sectores como el plátano deban ser protegidos.

El portavoz de NC ha aseverado que su formación defenderá la ley de cadena alimentaria pero "aterrizando" en las singularidades del sector que más exporta de Canarias, como es el plátano.

El diputado del grupo Popular Juan Manuel García ha opinado que si bien el proyecto de ley es loable puede tener consecuencias contraproducentes, y ha recordado que el coste de producción varía en función del lugar, por lo que es difícil armonizar un precio para todos los plátanos, y ha defendido las propuestas hechas por Asprocan.

Nieves Lady Barreto, del grupo Nacionalista (CC-PNC-AHI), ha defendido que se garantice un precio mínimo al agricultor, ya sea por venta o por compensación, y ha estimado que deben hacerse algunas correcciones en el proyecto de ley para que no se perjudique al sector platanero y por ello hay que adoptar medidas correctoras.

La diputada del grupo Socialista Matilde Fleitas ha afirmado que tanto el Gobierno español como el canario están del lado de los plataneros pues con la reforma de la ley se busca proteger a los agricultores y ganaderos, y en cuanto al precio mínimo de venta ha comentado que hay voluntad de diálogo. EFE

rdg/asd