EFEFráncfort (Alemania)

El consejero delegado del grupo turístico alemán TUI, Fritz Joussen, considera que "no hay motivos para no ir a la playa en Fuerteventura" y quiere que los pasajeros tengan que realizar test rápidos para evitar las restricciones a los viajes y las cuarentenas.

En un encuentro con periodistas en Fráncfort la pasada noche, Joussen dijo que las Islas Canarias son un destino vacacional muy importante para los alemanes en invierno. "No hay motivos para ir a Düsseldorf o a la Zeil (calle comercial en Fráncfort) y no ir a la playa a Fuerteventura", dijo el presidente de TUI, el mayor grupo turístico del mundo.

TUI, que va recibir ayudas del Estado alemán por valor de 3.000 millones de euros, volará de nuevo a las Canarias a partir de este sábado con siete vuelos semanales a Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote con capacidad para 12.500 turistas.

Joussen señaló que "los gobiernos de Alemania, Reino Unido y otros países del norte de Europa deben pensar bien cuando recomiendan no viajar al extranjero por el peligro de desestabilizar todo el espacio económico europeo", dado que el turismo representa el 20 % del producto interior bruto (PIB) para muchos países del sur.

Por eso, hizo hincapié en que es importante que se realice "una apertura selectiva" de regiones según sea la situación.

Alemania incluye en la lista de zonas de riesgo a toda Francia, excepto la región de Grand Est, toda España, Bélgica, República Checa, Luxemburgo e Islandia, parte del Reino Unido, Austria, Holanda, Suiza, Croacia, Eslovenia, Bulgaria, Rumanía, Hungría e Irlanda, así como regiones de los estados bálticos de Lituania y Estonia.

Entre los países no incluidos en la lista figuran destinos turísticos como Italia, Grecia, Malta y Chipre.

El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, ha desaconsejado desplazarse fuera del país para ir de vacaciones durante el otoño y el invierno y anteriormente recomendó vacaciones en Alemania, pero Joussen cree que esto no va a funcionar.

"Es muy difícil ganar dinero en Alemania con el turismo porque en cuatro meses hay que ganar el dinero de todo el año" debido al frío, según Jousse.

Además, añadió, es más difícil encontrar personal que en otros países como Marruecos, España y Grecia.

Para poder recibir parte de las ayudas estatales TUI ha tenido que emitir obligaciones convertibles en acciones por valor de 150 millones de euros al fondo de estabilización económica, por lo que el Estado alemán se puede hacer con una participación en la compañía.

Joussen afirmó que en algún momento habrá que devolver las ayudas estatales, que suponen el pago de intereses de entre 200 y 300 millones de euros anuales, y que para ello podría realizarse una ampliación de capital de unos 1.500 millones de euros.

TUI, que quiere ahorrar entre 300 y 400 millones de euros anuales y ya anunció el recorte de unos 8.000 empleos, reduce actualmente capacidades al igual que otras empresas del sector.

Esta reducción de capacidades supone un 20 % menos de aviones y 1.000 millones de euros menos en el balance de TUI, que quiere ofrecer en verano de 2021 el 80 % de las capacidades que tenía antes de la pandemia.

Las reservas para la próxima temporada de verano son un 84 % superiores a las del año anterior y los precios han subido una media del 10 % porque muchos clientes han querido asegurarse las vacaciones a tiempo tras las restricciones este año por la pandemia. EFE

aia/sgb/pcr