EFELas Palmas de Gran Canaria

Un avión ATR 72 de Binter que cubría la ruta Tenerife Norte-Gran Canaria de las 7.00 de la mañana de este miércoles ha tenido que aterrizar de emergencia en su aeropuerto de destino tras detectar en vuelo una alarma de motor, que con posterioridad se comprobó que era falsa.

En un comunicado, la aerolínea canaria informa de que se realizó un "protocolo de evacuación preceptivo de forma ágil y en colaboración con los organismos competentes" y confirma el "buen estado de los 72 pasajeros y de los cuatro miembros de la tripulación", si bien una de las viajeras fue atendida por un golpe sufrido en el momento de ser evacuada.

La nota destaca que durante el vuelo se produjo una alarma en uno de sus motores, una incidencia que activó el protocolo de emergencia.

El comandante declaró la emergencia y aterrizó lo antes posible, según establece el protocolo en estos casos, que incluye la presencia de los bomberos del aeropuerto al tomar tierra el avión.

Con posterioridad, los técnicos comprobaron que se trataba de una "falsa alarma" y que el avión estuvo siempre en buenas condiciones de navegación.

Binter subraya que el comandante actuó de forma correcta al poner en marcha el protocolo de seguridad, ya que ese "es el procedimiento que garantiza la seguridad de los pasajeros y de la tripulación" en todo momento.

Una vez superado este incidente y tras confirmar que no ha tenido mayor afección, Binter ha continuado con normalidad su operativa diaria.

Asimismo, la compañía aérea canaria ha lamentado los inconvenientes y la alarma que esta incidencia haya podido causar a sus pasajeros. EFE