EFEVecindario (Gran Canaria)

El fabricante de conservas Calvo y la empresa Atunlo se han comprometido a certificar y promocionar una línea específica de atún sostenible pescado a caña en las Islas Canarias, como parte de los objetivos estratégicos de la compañía y de apoyo al sector pesquero tradicional.

Así lo ha anunciado este jueves el director general de Calvo, Alberto Encinas, que considera "ilusionante" este proyecto para el grupo, porque su visión de marca consiste en "generar valor con la diferenciación, con la sostenibilidad y la rentabilidad para garantizar la permanencia en el largo plazo y el desarrollo económico y social de la región".

Esta iniciativa forma parte del compromiso a cinco años de la compañía por la "sostenibilidad y la gestión responsable" de los mares, como un "plan ambicioso", ha añadido.

Encinas ha señalado que su empresa quiere que, a partir de 2025, todo el atún que comercialice sea "100 % de fuentes sostenibles", lo que intentará conseguir a través de "coaliciones y alianzas" y de la mano de la certificación MSC (Marine Stewardship Council), "que es "el sello por excelencia y el más reconocido por consumidores y agentes del sector".

En Canarias, "la forma de captura per se ya es sostenible", por lo que hay "muchos puntos ganados de cara a esta certificación", con la que busca "dar un impulso a la economía local" y ser "palanca de crecimiento del sector" desde "la canariedad del producto".

Dentro de su gama de productos, ha adelantado que ya se comercializa en exclusiva para las islas y pronto también estará disponible en la península el atún Calvo de origen canario y capturado a caña, uno a uno.

Por su parte, el responsable de pesquerías MSC, Alberto Martín, ha destacado la importancia de esta certificación en un sector que genera empleo para "40 millones de personas en el mundo" y que se enfrenta a "varios peligros" en la actualidad, como es la sobrepesca, la contaminación, sobreexplotación de los mares, cambio climático y la pesca ilegal.

El consumidor "es más consciente de los retos y de los problemas medioambientales", así como de la salud y sostenibilidad y de seguir una dieta saludable y sostenible", ha señalado.

A través de esta certificación, MSC busca "crear poblaciones más productivas, una gestión robusta en ecosistemas protegidos" para "una mayor capacidad de resilencia".

En cuanto a las oportunidades en el mercado, Martín ha destacado que el sello de atún canario sostenible servirá para "mejorar el acceso a nuevos mercados, con un premium de precio y una mayor estabilidad", así como "beneficios en reputación e imagen, diferenciación y una mejorada trazabilidad".

Como ha señalado Martín, con el acto de hoy se inician los trabajos preparatorios para poder certificar vía MSC la pesquería de atún del archipiélago canario en el futuro, que consisten en impartir diversas actividades formativas; identificar cofradías y pescadores interesados; realizar una pre-evaluación independiente para ver el estado de la pesquería; y eventualmente proyectos de mejora de la pesquería, que terminarían con el inicio del proceso de evaluación.

Este proyecto ha sido aplaudido a su vez por el director general de Pesca del Gobierno de Canarias, Carmelo Dorta, que ha puesto en valor que la flota de las islas "es sostenible y acorde al medio natural" y que proyectos como este "van en el camino de diferenciar y poner en valor un producto de gran calidad".

La misma idea ha subrayado el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, que ha celebrado que esta "nueva conserva de Calvo con atún local pescado de forma sostenible coincide con las prioridades del Cabildo y las necesidades de pescadores y personas vinculadas con la pesca en las islas".

Para Morales, esta es la línea estratégica que impulsa "una soberanía alimentaria para Gran Canaria", así como "la transformación del territorio, el producto tradicional y revaloriza una tradición de técnica pesquera".

La captura de atún en la isla "se hace de manera singular, en menos de 24 horas, con anzuelo, con pequeñas embarcaciones", que implica "empleo y el beneficio social y económico en la zona".

La pesca tradicional se enfrenta, ha recordado Morales, a problemas de "continuidad, que es muy importante" y supone la preservación ya no solo del sector y del empleo sino "de un estilo de vida que define al pueblo".