EFEPuerto del Rosario (Fuerteventura)

La Federación Ben Magec-Ecológistas en Acción ha pedido este sábado el cierre del campo de tiro de Pájara y la recuperación del proyecto del Parque Nacional de Zonas Áridas de Fuerteventura, lo que permitiría que la zona quedara libre del uso con fines bélicos que tiene ahora.

La agrupación ecologista, de la que forman parte Agonane, Guanil, El Guincho o Turcón, entre otro grupos ambientales de Canarias, ha propuesto estas iniciativas coincidiendo en estas fechas de conmemoración del Día del Medio Ambiente y los Océanos.

Para los ecologistas, las recientes informaciones sobre nuevas construcciones con fines militares en el campo de maniobras de Pájara tienen que servir para reivindicar y actualizar la lucha del pueblo majorero durante 45 años en contra de la ocupación de grandes partes de su territorio con fines bélicos, hasta lograr el cierre del campo de tiro y crear el Parque Nacional de Fuerteventura.

La Federación Ben Magec-Ecológistas en Acción considera que esa sí sería una buena forma de conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente y los Océanos, más allá de las declaraciones políticas.

La coincidencia de gobiernos que se autodenominan de izquierda y ecologistas en las distintas instituciones implicadas (ayuntamientos, Cabildo de Fuerteventura, Gobierno canario y Ejecutivo español) tiene que “demostrarse con hechos”, consideran los ecologistas.

Para ello, el mejor ejemplo es que reactiven y aprueben el proyecto del Parque Nacional de Fuerteventura, incluyendo las más de 4.000 hectáreas del campo de tiro de Pájara que, de esta manera, quedaría fuera de uso con fines bélicos.

Los ecologistas creen que “ya no hay” excusas ni políticas, ni ambientalistas para mantener operativo el campo de maniobras de Pájara y mucho menos para seguir aumentando su equipamiento con nuevas construcciones como el ‘mamotreto’ que se construye en el campo de tiro.

Añade que la sociedad majorera ha manifestado de forma reiterada y durante generaciones su oposición a este complejo militar impuesto a los vecinos en “los estertores del régimen franquista”.

Todas las instituciones han adoptado decenas de acuerdos plenarios apoyando el cierre de este complejo bélico, por lo que el grupo ecologista cree que ahora es el momento de pasar de los compromisos a los hechos.

Ben Magec ha recordado que Canarias tiene un militar por cada 145 personas y una trabajadora social por cada 24.000.

El movimiento ecologista lleva años denunciando la precariedad de las plantillas de los agentes de medio ambiente de Canarias, quienes trabajan en situaciones límites de estrés.

Por eso, la Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción ha solicitado utilizar el dinero colectivo a “lo verdaderamente importante, que es el cuidado de la vida”. EFE