EFE

Madrid

Más de 600 especies animales están amenazadas en España, según figura en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespe), y el grupo más representado es el de las aves, con 297 en peligro, siendo el Pinzón azul de Gran Canaria y el Lagarto gigante de La Gomera dos de las diez especies endémicas que más peligro corren.

El resto de especies amenazadas están dentro de los grupos de invertebrados (101), mamíferos (78), reptiles (67), peces (42) y anfibios (27) y algunas de ellas, como la foca monje del Mediterráneo (Monachus monachus) o la ballena de los vascos (Eubalaena glacialis), no son avistadas en aguas españolas desde hace años.

El 9,8 % de los vertebrados incluidos en el Lespe son endémicos del territorio español, como el lince ibérico (Lynx pardinus), el águila imperial ibérica (Aquila adalberti) o el tritón del Montseny (Calotriton arnoldi).

Sin embargo, según diversos estudios es posible que el número de especies endémicas amenazadas sea incluso superior, ya que en el Lespe no aparecen animales como la liebre de piornal, que es específica de las zonas altas de la montaña cantábrica y está incluida en la Lista Roja de la UICN (Unión Internaiconal para la Conservación de la Naturaleza como “vulnerable”) ni a varias especies de barbo, como el barbo comiza o el barbo colirrojo).

Otro texto de referencia, el Atlas de los Invertebrados Amenazados en España, incluye, solo en lo que se refiere a este grupo animal, más de 40 especies diferentes y exclusivas de la España peninsular y sus archipiélagos, en su sección destinada a especies en peligro y en peligro crítico de extinción.

Además, existen subespecies endémicas también en grave peligro, como es el caso del urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus), del que quedan menos de 300 ejemplares, o el alimoche canario (Neophron percnopterus majorensis).

De hecho, tanto las islas Canarias como las Baleares albergan un gran número de estos endemismos, entre los cuales destacan algunos como los lagartos gigantes del género Gallotia o el ferreret (Alytes muletensis), considerado, durante años, el anfibio más amenazado de Europa.

De las más de 600 especies animales amenazadas, cerca de un centenar son endémicas del país según diversos estudios especializados y, de ellas, a continuación figuran las que se encuentran en mayor riesgo:

1. Typhlatya miravetensis

El único camarón troglodita de España carece de nombre común y mora en los fondos fangosos de la Cueva de Ullat, en Cabanes (Castellón): aunque se ignora el número exacto de ejemplares, está en peligro crítico pues existe una única población, muy expuesta ante desafíos como la sobreexplotación de los acuíferos de la zona.

2. Tritón del Montseny (Calotriton arnoldi)

Desconocido por la ciencia hasta principios del siglo XXI, vive en las torrenteras del parque que le da nombre en la provincia de Barcelona y su dependencia de aguas prístinas y claras lo ha convertido en el anfibio más amenazado de Europa.

3. Salinete ( Aphanius baeticus)

Este pez también llamado fartet atlántico vive en arroyos salinos y lagunas de la cuenca del Guadalquivir y cuenta con menos de 8 poblaciones que además sufren el riesgo de decrecimiento al ser muy vulnerables a la contaminación del agua y a la depredación por parte de especies exóticas.

4. Ferreret (Alytes muletensis)

El ferreret o sapillo balear habita en las zonas más agrestes de la sierra de Tramontana (Mallorca) y su principal amenaza son especies como el gato, la rata o la culebra de agua, aunque también afronta el ataque del hongo quitridio, responsable de la desaparición de casi cien tipos de anfibios en el mundo.

5. Samarugo (Valencia hispanica)

Oriundo del litoral mediterráneo, este pez, que no supera los 8 centímetros, se encuentra en situación crítica debido a la degradación de los marjales y manantiales en los que habita y a la presión de especies exóticas invasoras, como la trucha arcoiris o la gambusia.

6. Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

El 90 % de la población total de esta lagartija vive en la cumbre de la Peña de Francia (Salamanca), por lo que la degradación de su hábitat es responsable de que se encuentre en peligro de extinción.

7. Pinzón azul de Gran Canaria (Fringilla polatzeki)

Tres pinares de la isla de Gran Canaria constituyen los últimos bastiones de este pájaro del que, se estima, no hay más de 430 ejemplares adultos: la destrucción de sus ecosistemas, por tala o por incendios, lo ha empujado al borde de la extinción, aunque recientemente se ha constatado cierta recuperación de la especie.

8. Lagarto gigante de la Gomera (Gallotia bravoana)

Redescubierto en 1999, todos los ejemplares en libertad del lagarto gigante de la Gomera se encuentran concentrados en menos de dos hectáreas de terreno, acantonados en un risco inaccesible de la isla, donde se resguardan de su principal enemigo: el gato doméstico.

9. Lince Ibérico (Lynx pardinus)

En 2002, este felino alcanzó su mínimo histórico con menos de cien ejemplares pero las políticas de repoblación han permitido multiplicar por diez su número, de manera que a partir de los dos únicos núcleos poblaciones donde se concentraba -el parque de Doñana y la sierra de Andújar- se ha extendido también hacia Extremadura, Castilla-La Mancha e incluso a la vecina Portugal.

10. Águila imperial ibérica (Aquila adalberti)

Se calcula que el 80%  de los polluelos de águila imperial ibérica morían electrocutados en los años 60 del siglo XX pero hoy las poblaciones de esta rapaz se recuperan y los últimos censos registran más de 500 parejas en España, distribuidas por el sur y el centro de la península. EFE

 jma/ppm/jlg/pcr

 (Recursos de archivo en www.lafototeca.com. Código 12184919 y otros)