EFELas Palmas de Gran Canaria

El submarino tripulado Ictineu 3 realizará durante este mes de octubre inmersiones en aguas del banco de ensayos de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), utilizando las funcionalidades de la infraestructura en su primera operación en aguas abiertas atlánticas.

Estas inmersiones persiguen filmar la zona del talud submarino del banco de ensayos situada a una profundidad de entre 200 y 400 metros, ha explicado este sábado en el puerto de Taliarte (Telde) el director del Plocan, Octavio Llinás.

Ha especificado asimismo que se van a estudiar "las características morfológicas, físicas y biológicas del banco de ensayos del Plocan para diseñar y tener las condiciones para los próximos trabajos y experimentos que se van a desarrollar en el área".

Llinás ha agregado que el banco de ensayos tiene una superficie de 22,7 kilómetros cuadrados, que es una "reserva para la investigación científica-tecnológica", cuyo diseño abre "un enorme potencial que se ve incrementado en la medida que se conocen mejor las condiciones" del lugar.

"Todo está orientado a que se pueda seguir haciendo desarrollo y que éste sea sostenible con el medio ambiente y sea compatible con las actividades tradicionales anteriores y posteriores que se están haciendo en la zona", ha subrayado.

En la actualidad, este sumergible español con bandera francesa es uno de los diez submarinos con capacidad de alcanzar las mayores profundidades del mar y el segundo de la Unión Europea, ya que puede descender hasta los 1.000 metros.

Carme Parareda y Pere Forés constituyeron en barcelona la empresa Ictineu Submarins SL en 2007 para desarrollar un sumergible tripulado para gran profundidad y proveer servicios científicos y de intervención.

Parareda ha dicho a Efe que Ictineu 3 tiene peculiaridades que lo hacen único en su clase como su ligereza (pesa sólo 5,5 toneladas), ergonomía y comodidad, facilita un gran campo de visión y está dotado de una gran capacidad energética de baterías de litio que le permite navegar hasta 20 millas (37 kilómetros) e incorporar nuevos equipos e instrumentos con facilidad.

El submarino se mueve con gran precisión bajo el agua y permite la realización de trabajos científicos, arqueológicos, fotografía y vídeo submarino, fotomosaico, toma de muestras, inspección e intervención en caso de desastres ecológicos o expolios, destaca su constructora.

Una de las tecnologías desarrolladas en la fabricación del sumergible es la de baterías de litio de gran capacidad, que permite reducir hasta cinco veces el peso del sistema o incrementar en cinco veces la capacidad energética del vehículo.

El desarrollo logrado por Ictineu en estas baterías ha dado lugar a una demanda por parte de otros vehículos submarinos, tripulados o no, para incrementar sus capacidades, lo que ha llevado a la empresa a especializarse en esta tecnología.

Hasta la fecha, el sumergible ha realizado 111 inmersiones entre 20 y 1.000 metros de profundidad, en campañas arqueológicas, inmersiones con biólogos y geólogos marinos e inspección, las últimas el pasado año en el cabo de Niza (Francia) y en el lago de Garda (Italia).