EFELas Palmas de Gran Canaria

Greenpeace ha invitado este viernes al Gobierno de Canarias a ser más ambicioso en la Ley de Cambio Climática y Transición Energética que está tramitando, de cuyo anteproyecto dice que está "lleno de buenas intenciones", pero también que le falta "concreción" y fijar "objetivos claros"

En un comunicado, la ONG explica que le "preocupa" que el texto inicial de la ley "no establece objetivos y/o obligaciones claras en cuanto a reducción de gases de efecto invernadero o transición energética", sino que "relega" esa materia "a la Agencia Canaria de Acción Climática y a la Estrategia Canaria de Acción Climática, un organismo y una estrategia que, a día de hoy, aún no existen y no cuentan con plazo alguno de puesta en marcha".

"Cualquier ley de cambio climático y transición energética debería incluir objetivos concretos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y para una transición energética a un sistema energético basado 100 % en energías renovables", insiste.

Por ello, propone que se incorpore al proyecto de ley el objetivo de una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 55 % para 2030 respecto a 1990 y de llegar a un cero neto para 2040.

Señala, además, que le "preocupa de manera especial que este anteproyecto de ley abra la opción para que las empresas cumplan con sus objetivos de reducción de emisiones mediante mecanismos de compensación a través de falsas soluciones como son los sumideros o captación de CO2".

Greenpeace sostiene que no se puede "depender de estas falsas soluciones de dudosa efectividad y que la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero debe ser real si queremos evitar que la subida de la temperatura media del planeta supere los 1,5º C".

La organización ecologías recuerda que casi todo el arco político canario se comprometió en 2015 a conducir al archipiélago a un modelo "100 % renovable".

"Con esta ley, las Islas Canarias pueden demostrar al mundo la viabilidad y las ventajas de transitar hacia sistemas 100 % renovables en territorios insulares", defiende Lorea Flores, coordinadora de Greenpeace en Canarias. "Para aprovechar esta oportunidad histórica, esta ley debe ser más concreta y ambiciosa". EFE

jmr