EFELas Palmas de Gran Canaria

La Asociación de Trabajadores de la Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (ATBRIF) ha denunciado que la empresa pública Tragsa ha sancionado con dos días de empleo y sueldo a su preside por hacer declaraciones a la prensa durante el incendio de Valleseco (Gran Canaria), en sus horas de descanso.

Cuando ocurrieron los hechos, el 20 de agosto, el bombero sancionado, Pablo González Moreno, estaba en ese momento movilizado con su unidad, la BRIF de Tabuyo del Monte (León), en grave incendio que se había declarado en la localidad grancanaria de Valleseco, junto con otras tres BRIF del Ministerio de Agricultura, las de Puntagorda (La Palma), Pinofranqueado (Cáceres) y Daroca (Zaragoza).

En un comunicado, la ATBRIF subraya que su presidente hizo unas declaraciones al diario leonoticias.com en su calidad de portavoz de la asociación y representante legal del colectivo de brigadistas.

"Queda mucho curro, pero columna conflictiva no hay en estos momentos", decía González Moreno en esa entrevista, en la que también señalaba que el trabajo de sus compañeros se centraba en ese momento en "la línea negra y la consolidación del perímetro", con la finalidad de evitar que el incendio se reactivase.

La ATBRIF defiende que esas palabras "ni expresan ni muestran ningún secreto o confidencialidad que no se pueda consultar en otros medios de comunicación, así como del funcionamiento de las BRIF que se puede consultar en la web del propio Ministerio de Agricultura".

Esta asociación sostiene que Tragsa vulnera el derecho constitucional de su presidente a la libre expresión y que sancionarlo por atender a la prensa en sus horas de descanso solo contribuye a "invisibilizar" el trabajo de las brigadas forestales.

"Las BRIF se juegan la vida por cuidar el patrimonio natural de nuestro país y de los bienes y personas que en él habitan y la respuesta de quienes las gestionan es esta: coartar, censurar, amordazar y sancionar a sus trabajadores en vez de cuidar a unos profesionales que siempre dejan el nombre de la BRIF y por ende de sus gestores en lo más alto, gracias a su trabajo, sudor y esfuerzo diario por poco más de 1.000 euros al mes", añade.

La ATBRIF asegura que lo ocurrido en este caso tiene un precedente que se remonta a 2014, cuando Tragsa sancionó con cinco días de sueldo "a un trabajador que tomó una foto en un incendio y después se publicó en redes sociales de esta Asociación, siendo éste el revulsivo de una huelga que duró 107 días.

Ese conflicto, remarca, dio más fuerza al colectivo "para divulgar y difundir aún más si cabe" su profesión ante "la dejadez" que atribuyen a Tragsa y al Ministerio de Agricultura a la hora de mostrar al ciudadano el trabajo que realizan las BRIF.

"Esta sanción es aún más extraña porque nunca antes a ningún cargo o socio de la ATBRIF, ni a ningún trabajador de la BRIF por ende, se le había sancionado por hacer declaraciones a prensa y podemos citar muchos ejemplos en estos 27 años de historia", añade.

En protesta por esta sanción, la asociación de trabajadores de las BRIF ha convocado una concentración que se celebrará mañana, miércoles, a las 11.00 ante la sede de Tragsa en León. EFE