EFELas Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria reducirá a la mitad el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) por un periodo de tres años a quienes instalen placas solares en sus casas o negocios, una medida que persigue compaginar la actividad economía con la gestión medioambiental.

Se podrán acoger a esta reducción del 50 % del IBI todo tipo de propiedades que instalen placas solares en su espacio, tanto viviendas unifamiliares como bloques de viviendas, edificios, empresas y espacios de toda índole, siempre que estén en la capital grancanaria y sea el solicitante el sujeto pasivo de la misma.

Esta reducción, que el alcalde Augusto Hidalgo ha explicado en rueda de prensa telemática, podría estar activa el próximo 1 de enero.

La bonificación se aplicará durante tres años y tiene carácter retroactivo para quienes hayan instalado placas solares desde tres años antes de la entrada en vigor de la normativa, es decir 2018, y puedan demostrar legalmente su funcionamiento desde dicha fecha.

En el caso de un bloque se deberá demostrar que estas placas solares afectan a cada una de las viviendas, que podrán solicitar la prestación con sus respectivos sujetos pasivos o a través de un administrador de fincas o presidente de la comunidad, siempre que tenga la representación establecida legalmente.

La normativa ha sido aprobada hoy en junta de gobierno, pasará al trámite de aprobación inicial y, con posterioridad y tras el periodo de exposición pública, a su aprobación definitiva en un pleno ordinario o extraordinario. Está previsto se apruebe antes de final de año.

Esta prestación es compatible con otras como el IBI Social o el IBI del agua, así como con bonificaciones por familia numerosa hasta el 50 por ciento de reducción en el IBI.

La idea es incentivar a la instalación de placas solares en la ciudad, ha dicho el alcalde, que tiene "más de 4.800 horas de sol al año" y que posee una realidad urbanística que permite "usar tejados y azoteas para ese fin".

En cuanto a la documentación necesaria, destaca que será la que acredite el pago de la instalación y su fecha de abono, que esté operativa y que se sea sujeto pasivo del inmueble o propiedad.

Como ha adelantado el alcalde, para simplificar trámites, a través de una declaración jurada del solicitante el Ayuntamiento podrá buscar y usar documentación que ya haya sido entregada para otros fines evitando así repeticiones de trámites.

El Ayuntamiento habilitará asimismo una ventana desde enero, y por tres meses, para presentar las solicitudes.

Augusto Hidalgo ha puesto ejemplos reales, como el de una vivienda que reduciría 1,9 toneladas de emisiones de CO2 con la instalación de 5 kilovatios de potencia en energía solar, con un ahorro de 385,22 euros a 192 en el IBI.

En el caso de una empresa de 100 metros cuadrados de superficie en zona portuaria, el ahorro en emisiones de CO2 sería de hasta 76,72 toneladas con estas placas solares y el ahorro económico con la aplicación del IBI Solar sería de hasta 18.000 euros de los que paga actualmente en los tres años de bonificación.

El IBI Solar es parte de "una estrategia que tiene como objetivo el desarrollo económico y sostenible de la ciudad" con medidas fiscales "vinculadas al medio ambiente" que, como ha asegurado Hidalgo, "es el futuro y lo teníamos claro".

La idea es "seguir la senda de acción y gestión dentro del escenario que estamos viviendo" donde "la sostenibilidad y el crecimiento económico se unen en una misma estrategia de incentivos" para mejorar el respeto y la convivencia con el medio ambiente en la ciudad y el "entorno y calidad de vida" de sus vecinos, ha destacado.

Con el IBI Solar, el regidor ha subrayado que se conjuga "crecimiento de la ciudad y un desarrollo sostenible al medio ambiente y la salud", porque, a pesar de estar en una situación de crisis económica, también es "un momento de oportunidades".

Esta era una medida "ya valorada y que estaba prevista y planificada en la estrategia medioambiental" pero que ahora "cobra más sentido si cabe en el escenario actual".

La medida tendrá su "impacto real en dos años seguramente", ha valorado Hidalgo, "y fiscalmente supondrá una pérdida de ingresos de 150.000 euros del presupuesto de 2021". EFE