EFESanta Cruz de Tenerife

La masificación de visitantes en la Reserva de la Biosfera de Anaga ha llevado a la organización ecologista Ben Magec-Ecologistas en Acción a exigir medidas urgentes que salven a este espacio natural de Tenerife del turismo "predatorio", entre ellas establecer un cupo de visitantes.

La Reserva de la Biosfera de Anaga recibe miles de visitantes sobre todo los fines de semana, y la mayoría accede en vehículos privados, una "sobrecarga" que amenaza a este espacio protegido de forma "gravísima", han alertado este jueves los ecologistas.

Aglomeraciones de vehículos que paralizan el tránsito e interrumpen el transporte público de guaguas, aparcamientos ilegales ocupando suelo natural son algunas de las afecciones de la masificación de Anaga, en las cercanías de zonas con el nivel más alto de protección.

Para Ben Magec, "las campañas que promocionan la marca Anaga en aras de un turismo tanto exterior como local que acaba siendo predatorio" alimentan "un efecto llamada" sin tener en cuenta la capacidad de carga de los espacios o la disponibilidad de medios de acceso sostenibles.

"Toda Anaga se constituye como Parque Rural y Reserva de la Biosfera y, como tal, merece y exige ser tutelada", señalan los ecologistas sobre este macizo situado en los términos municipales de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna.

Para Ben Magec, la presión sobre Anaga es "una situación inaceptable cuyos daños comprometen el patrimonio natural y humano".

La presencia masiva de vehículos privados, a los que se añaden "maxiguaguas" de turistas (ahora menos por la crisis sanitaria) desincentivan el uso de bicicletas o simplemente caminar, por el peligro que supone.

Las propuestas de los ecologistas pasan sobre todo por establecer de forma inmediata un cupo diario para el acceso a las zonas tampón de la Reserva de la Biosfera en vehículo motorizado particular y guaguas comerciales.

También consideran imprescindible que las fuerzas de policía aseguren el cumplimiento de la legalidad en los aparcamientos y exceso de velocidad de los vehículos motorizados, para promover el transporte sostenible.

Es necesario también promover el transporte en guaguas desde una perspectiva de servicio público y no planificarlo "en términos mercantilistas de demanda y oferta, lo que acaba siendo contraproducente en un ámbito tan peculiar".

"A menos guaguas, especialmente en fin de semana, que es cuando más se necesitaría reemplazar al coche particular, más difícil es que la gente las considere como una opción viable", razonan los ecologistas.

Ben Magec demanda también iniciativas puntuales e innovadoras para promocionar el acceso sostenible a Anaga, como restricciones de tráfico en días festivos, asociados a programas de senderismo o ciclismo respetuoso y guaguas gratuitas. EFE