EFESanta Cruz de Tenerife

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha localizado más de 700 terremotos de baja magnitud en La Palma en el episodio de enjambre sísmico que comenzó el pasado sábado en el área del volcán de Cumbre Vieja.

De los "numerosos eventos sísmicos" registrados -cerca de 3.000 según el último cálculo del Instituto Geográfico Nacional (IGN)-, se han localizado más de 700 terremotos, cuyos hipocentros se encuentran bajo el volcán de Cumbre Vieja a profundidades de entre nueve y doce kilómetros. La magnitud máxima observada hasta ahora por el Involcan ha sido de 3,4 en la escala Richter, registrado a las 7.00 horas de este martes, mientras que el IGN la eleva a 3,5.

Además, el IGN da cuenta de una deformación acumulada de la superficie de la isla desde el inicio de la serie sísmica de 1,5 centímetros, cuyo patrón geométrico es compatible con un centro de presión situado en el área donde se está localizando la sismicidad.

Ambos organismos coinciden en que con el paso de las horas se está produciendo una "migración" de la sismicidad hacia el oeste de La Palma.

Involcan recuerda que en el último decenio el volcán de Cumbre Vieja ha experimentado diez enjambres sísmicos incluido el que se inició este pasado sábado: uno en 2017, uno en 2018, cinco en 2020 y tres en lo que va de 2021.

La diferencia con respecto a eventos anteriores es que los movimientos sísmicos son más superficiales respecto a los anteriores, cuando la profundidad oscilaba entre los 20 y los 30 kilómetros. Ahora oscilan entre los siete y los diez.

"Sin duda, el actual enjambre sísmico representa un cambio significativo en la actividad del volcán Cumbre Vieja y está relacionado con un proceso de intrusión magmática debajo de la isla de La Palma", recalca Involcan.

La Delegación del Gobierno en Canarias ha solicitado, a petición del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), la activación del sistema Copernicus para monitorizar la isla de La Palma ante la intensa actividad sísmica registrada desde el pasado sábado.

El sistema Copernicus del Centro Nacional de Emergencias (CENEM) facilita una información cartográfica de alta resolución ante cualquier emergencia.

Utiliza las observaciones por satélite para ayudar a las autoridades de Protección Civil y, en caso de catástrofe, a la comunidad humanitaria internacional, a responder a las emergencias.

Recientemente, ha realizado un mapeo de los incendios de Andalucía.

El Instituto Volcanológico de Canarias apunta que "no se puede descartar que se intensifique la sismicidad sentida en los próximos días, dependiendo de la evolución de la actividad".

Recuerda que la situación actual del semáforo volcánico esta en amarillo (nivel 2, en una escala de 4) para los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane, Mazo y Fuencaliente, y aconseja a la población de la isla a permanecer atenta a la información que proporcionen las correspondientes autoridades de Protección Civil.

En esta línea, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha lanzado este martes un mensaje de tranquilidad a la población, y especialmente a los habitantes de La Palma, afirmando que "estamos en manos de expertos".

En declaraciones a los medios, Torres ha recordado que este miércoles se volverá a reunir el comité del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), y que los científicos y expertos están siguiendo todos los acontecimientos "muy estrechamente".

"Estamos en tierras volcánicas, esto ha ocurrido en momentos recientes de nuestra historia y tenemos que ver cómo evoluciona", ha señalado Torres, para posteriormente asegurar que "si hay que tomar decisiones se tomarán por la máxima seguridad de los ciudadanos".

El presidente canario ha reconocido que entiende la "inquietud" de la población, sobre la que pesa el recuerdo del volcán de Teneguía, que erupcionó en La Palma en 1971, "pero tengo que mandar un mensaje de tranquilidad porque estamos en manos de expertos", ha concluido.

Mientras, desde el Cabildo de La Palma, su consejera de Seguridad y Emergencias, Nieves Rosa Arroyo, ha recalcado que "lo único que ha cambiado desde que en 2017 comenzara a producirse una serie de enjambres sísmicos en la isla es que se ha incrementado la intensidad y la magnitud".

Unas declaraciones que ha realizado tras reunirse representantes del Cabildo y de los municipios afectados por la actividad sísmica que se está registrando en la zona de Cumbre Vieja, para analizar los planes de emergencia insular y municipales y coordinar el protocolo de actuación de manera preventiva.

Nieves Rosa Arroyo también ha enviado un mensaje de tranquilidad a la población ante esta situación y ha recordado la importancia de informarse únicamente a través de fuentes oficiales de información.

En declaraciones remitidas a los medios, ha abundado en que dentro de las medidas preventivas, la prioridad es informar a la población de posibles riesgos en caso de erupción volcánica, "pero a día de hoy no podemos decir que vaya a surgir una erupción". EFE