EFESanta Cruz de Tenerife

El Complejo Ambiental de Tenerife (CAT) inició el pasado año un proyecto piloto que consiste en destinar a compostaje la materia orgánica (biorresiduos) procedente de la recogida selectiva municipal, ha informado este viernes el Cabildo tinerfeño.

En un comunicado del Cabildo de Tenerife se indica que, gracias a esta iniciativa, que comenzó en el último trimestre de 2020, el pasado año se cerró con el compostaje de 300 toneladas de materia orgánica procedente de la recogida selectiva municipal

La iniciativa se ha iniciado en los ayuntamientos de Santa Cruz de Tenerife y Granadilla de Abona, y el consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático del Cabildo tinerfeño, Javier Rodríguez, indica que los municipios se tienen que preparar para instalar el llamado quinto contenedor.

Se trata del contenedor en el que se recoge de forma selectiva la materia orgánica, y el consejero ha añadido que es el camino que establece Europa, el de recoger de manera selectiva la materia orgánica para poderla transformar y que deje de ser un residuo y convertirlo en un nuevo recurso que podrá ser aprovechado en el sector primario.

La materia orgánica constituye cuantitativamente la parte más importante de los residuos domésticos de la fracción resto (una parte de los residuos provenientes del contenedor gris o verde) que llegan al Complejo Ambiental, y así, por ejemplo, el 47% de las 588.000 toneladas que se trataron en 2019 en esas instalaciones son materia orgánica.

El Cabildo de Tenerife está trabajando en dos líneas diferentes de tratamiento de la materia orgánica, se comenta en el comunicado.

La primera de esas líneas es incrementar la capacidad de tratamiento a través del bioestabilizado, que será de 76.000 toneladas al año a partir de marzo de 2021 y de 110.000 toneladas al año a partir de mediados de 2022.

La segunda línea, como opción óptima de futuro, es el compostaje de la materia orgánica procedente de la recogida selectiva municipal.

Puesto que las directivas europeas vigentes en materia de residuos indican la necesidad de que por parte de los ayuntamientos se favorezca la recogida selectiva de materia orgánica separada del resto de fracciones (el llamado quinto contenedor), desde el Cabildo se ha iniciado un proyecto piloto para compostar materia orgánica selectiva municipal y de los restos de poda y jardinería, a modo de material estructurante, los cuales iban a la celda de vertido. EFE

rdg/asd