EFESanta Cruz de Tenerife

La Agencia Canaria de Cambio Climático será una de las entidades más importantes de Canarias “en las próximas décadas” porque se responsabilizará de que se cumpla toda la normativa en torno a cambio climático que prepara el Gobierno canario, pero también ayudará y asesorará a administraciones y empresas en la aplicación de la normativa durante sus primeros años.

El consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, José Antonio Valbuena, se ha mostrado este lunes “totalmente convencido” sobre esta labor de la agencia canaria durante una comisión parlamentaria en la que también ha informado sobre los avances en la tramitación de la futura Ley canaria de Cambio Climático y Transición Energética.

Las partidas presupuestarias para 2021 destinadas a la consejería ya consignan en el apartado de Lucha contra el Cambio Climático unos 300.000 para la creación de esta agencia, como ya adelantó Valbuena en sede parlamentaria el pasado viernes.

La agencia, ha explicado hoy Valbuena, funcionará como “apoyo necesario” durante los próximos años a ayuntamientos, cabildos, entidades, particulares y empresas privadas en el cumplimiento de las distintas leyes que el Gobierno regional está tramitando y que, en cualquier caso, no nacerán exclusivamente con ánimo sancionador.

La consejería de Transición Ecológica iniciará tras esta comisión una ronda de contactos y reuniones con ayuntamientos, cabildos, colectivos sociales y distintos sectores y empresas para que la Ley de Cambio Climático cuente con un amplio consenso social.

Esta ley, eso sí, se complementará con la Ley de Transición Energética, la Ley de Economía Circular o la Ley de Biodiversidad y Patrimonio, todas ellas en fase de redacción, y que contarán justo tras su aprobación con planes y estrategias ya diseñados para que el reglamento se ejecute lo antes posible.

Un entramado legislativo que todos los grupos parlamentarios han coincidido en definir como “ambicioso” y “complejo”, aunque también realizable, durante una plácida comisión sin críticas.

El registro canario de huella de carbono resultará de obligatorio cumplimiento en determinados sectores, como turismo, industria, comercio y recursos hídricos, a los que se le asocia un “mayor peso” en la generación de huella de carbono en Canarias, además de las propias administraciones públicas, ha apostillado Valbuena.

Dicho registro permitirá que se conozca el “nivel de compromiso” sobre el asunto de estos sectores y, además, recogerá las medidas voluntarias que cada institución o empresa articule para reducir sus emisiones de carbono, como políticas de absorción o de reducción.

Por lo demás, el consejero ha recordado que la Ley de Cambio Climático establecerá sus 19 principios y sus 8 finalidades a lo largo de 97 artículos, organizados en 6 títulos y 3 disposiciones generales.

Políticas sectoriales y presupuestarias, desarrollo del concepto de emisión de gases invernaderos, la ordenación del territorio, el transporte y políticas de movilidad y las políticas energéticas conformarán sus líneas maestras de acción.

Valbuena ha incidido en la importancia de que esta Ley de Cambio Climático consiga el mayor apoyo posible de las distintas formaciones políticas: “aprovechemos que, por suerte, todos los partidos presentes en este Parlamento están convencidos de que debemos actuar contra el cambio climático, a diferencia de otros donde hay partidos negacionistas”, ha dicho en referencia a Vox.

“Cuando hablamos de acción climática no hay colores políticos, sino una única voluntad de ayudar. Es difícil apreciar sesgo ideológico en esta materia”, ha afirmado a continuación. EFE

rrc/spf

1011824