EFEPuerto del Rosario (Fuerteventura)

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, del PSOE, ha comunicado este jueves al pleno que renuncia al cargo, tras reconocer que ha perdido la mayoría que le permitía hasta ahora gobernar la corporación.

"No voy a ser un obstáculo ni a permitir artimañas", ha señalado Acosta, que desde hace semanas se enfrentaba a la amenaza de una posible moción de censura, desde que el rechazo a los presupuestos de 2021 evidenció las discrepancias entre sus socios de gobierno.

Los presupuestos que había sometido al pleno el gobierno insular que presidía Blas Acosta decayeron el pasado 22 de diciembre porque dos de sus compañeros de ejecutivo, Sergio Lloret, de Asambleas Municipales de Fuerteventura, y Marcelino Cerdeña, de Unidos por Betancuria, no se presentaron a la sesión.

Acosta reaccionó destituyendo a ambos, pero ello solo evidenció su minoría, hasta el punto de que el portavoz autonómico de uno de sus principales socios, Nueva Canarias, Luis Campos, reconoció en unas declaraciones públicas que daba por hecho que el gobierno de Fuerteventura se iba a enfrentar a una moción de censura de CC y PP.

De hecho, la propia Nueva Canarias había sufrido una ruptura con sus aliados insulares, AMF y Unidos por Betancuria, que llevó a Sandra Domínguez abandonar su grupo en el Parlamento de Canarias. Hoy mismo, Domínguez ha tomado posesión como consejera del Cabildo de Fuerteventura en sustitución de Cerdeña.

En declaraciones en un receso del pleno, Acosta ha explicado que durante las últimas semanas ha intentado establecer conversaciones con CC, PP y Sandra Domínguez para conformar una mayoría de gobierno, pero sin éxito. Por ello, abandona la presidencia -pero no su condición de consejero-, "para no ser un obstáculo", ha alegado.

Acosta ha anunciado su renuncia arropado por la familia socialista, entre ellos varios parlamentarios, alcaldes y otros miembros destacados del PSOE en la isla.

Durante su intervención en el pleno, ha denunciado que como presidente venía "soportando una campaña de acoso y derribo" en la que se le acusa "con graves infundios" y se le "condena, semana sí y otra también, a la pena de telediario, olvidándose algunos de la presunción de inocencia, y de las normas básicas incluso de educación, que también debería haberla en política".

El ya expresidente del Cabildo de Fuerteventura se enfrenta a dos procesos judiciales en los que la Fiscalía pide para él penas que suman siete años prisión, en ambos casos relativos a su pasado como concejal del Ayuntamiento de Pájara.

En concreto, el Ministerio Fiscal pide cuatro años y tres meses por los delitos de administración desleal e insolvencia punible durante su gestión en la empresa pública Gestión Urbanística de Pájara (Gesturpa).

A esta petición se suman tres años más de cárcel y nueve de inhabilitación para el desempeño de cualquier empleo o cargo público para él y el resto de los miembros de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Pájara por un delito de prevaricación urbanística en el caso de La Pared.

Acosta ha señalado en el pleno que, después de más de tres décadas de gobiernos nacionalistas en Fuerteventura, llegó al Cabildo, tras una moción de censura contra CC, "un proyecto político verdaderamente transformador y progresista con una mayoría compuesta por personas capaces, responsables, dialogantes y con visión de futuro".

Sin embargo, ha continuado, "hay quienes plantean la posibilidad de truncar este cambio y no han dudado en utilizar el presupuesto de la Corporación, en medio de una crisis como la que padecemos, como excusa y campo de batalla política, retrasando su aprobación deliberadamente y olvidando para qué estamos todos aquí".

El ya expresidente ha salido al paso a los comentarios que aseguran que su intención de que el PSOE de Canarias promueva su elección como senador autonómico, sustituyendo a Pedro Ramos, se debe a la búsqueda de un aforamiento ante los casos judiciales que se le avecinan.

En este sentido, ha indicado que "si fuera senador por la comunidad autónoma y tuviera que judicializarme un magistrado, ¿qué problema hay, acaso no va a cumplir con el marco legal vigente?".

Hasta que el pleno elija a un nuevo presidente entre los cabezas de lista de los distintos partidos, presidirá el Cabildo de Fuerteventura el consejero de NC Alejandro Jorge, que ocupaba la vicepresidencia primera.

Blas Acosta fue elegido presidente del Cabildo de Fuerteventura en julio de 2019, tras prosperar la moción de censura presentada por el PSOE, Nueva Canarias-AMF-UB y Podemos contra la candidata más votada en las elecciones insulares, Lola García (CC). EFE