EFELas Palmas de Gran Canaria

El senador por la Comunidad Autónoma de Canarias, Fernando Clavijo, ha reclamado en el Senado la equiparación de las Pensiones no Contributivas al Salario Mínimo Interprofesional para saldar “una deuda histórica” con toda una generación, principalmente mujeres.

Clavijo ha destacado que “trabajaron toda su vida en el campo o en la asistencia doméstica” y sin embargo “nunca cotizaron porque no las dejaron y ahora, al final de sus vidas se ven obligadas a vivir con algo más de 400 euros al mes”.

En el día que se celebra la lucha contra la brecha salarial, señaló Clavijo, “es de justicia que se corrija esta situación y se permita incrementar la pensión a miles y miles de mujeres que han sufrido durante décadas las consecuencias de la desigualdad social y laboral”, indica CC en un comunicado.

El senador de CC-PNC ha recordado que en Canarias más de 42.000 personas, principalmente mujeres, reciben como único ingreso, “con el que en muchas ocasiones siguen sosteniendo a todas sus familias”, la Pensión No Contributiva.

Asimismo, ha destacado que su actualización progresiva forma parte del programa electoral de los grupos que sustentan al Gobierno por lo que no había “excusas para no apoyar esta iniciativa que significa dar respuesta efectiva a ese lema que repiten una y otra vez de ‘no dejar a nadie atrás’”.

Clavijo ha reprochado que el PSOE finalmente votara en contra de la iniciativa y señaló al término de la Comisión que, una vez más, estamos ante “una oportunidad perdida” que nos hubiese permitido hoy “dar un paso de gigante hacia la igualdad y sobre todo resarcir a toda una generación de mujeres luchadoras”.

Al respecto, ha señalado que los socialistas “se han retratado, quedándose solos en un asunto en el que no deberían estar por encima de las miles de personas que viven a día de hoy con poco más de 400 euros al mes después de trabajar toda su vida, ni los colores políticos ni los intereses partidistas”.

El senador nacionalista asegura que, desde Canarias, “llevamos años reivindicando el incremento progresivo de las pensiones no contributivas. Se lo debemos a quienes trabajaron en precario toda su vida y no cotizaron no porque no quisieran, sino porque no les dejaron”. EFE

as