EFESanta Cruz de Tenerife

El líder de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), Casimiro Curbelo, afirmó este viernes que el pacto que gobernará Canarias "no es flor de un día" sino que "echará raíces", y está unido por un enemigo común, que es la pobreza, la malnutrición, las colas sanitarias, las bajas pensiones o la falta de vivienda.

"No vamos a defraudar, todos los firmantes compartimos el espíritu de rebeldía e inconformismo" ante las desigualdades y una situación social que "nos indigna", proclamó Casimiro Curbelo en su intervención en el debate de investidura del socialista Ángel Víctor Torres como presidente de Canarias.

Según Curbelo, el pacto entre PSOE, Nueva Canarias, Sí Podemos y ASG mejorará la vida de los canarios que más lo necesitan, porque, a pesar de que el anterior gobierno hizo un esfuerzo que hay que reconocer, "el núcleo insoportable de la pobreza y la injusticia social está intacto".

"Eso solo se puede corregir con políticas públicas, con un nuevo entusiasmo y nuevas ambiciones", dijo Curbelo, y consideró que el candidato tiene las cualidades para liderar esta etapa.

"Nos preocupan las desigualdades, nos indigna la precariedad, la pobreza y la exclusión social, nos entristece que Canarias se sitúe en la cola en prestaciones sociales, en sanidad y en educación", afirmó el representantes de ASG.

Para Casimiro Curbelo, es urgente poner en marcha la ley de servicios sociales y la renta ciudadana, porque el trabajo de este gobierno será "cambiar la realidad", y recordó que en los últimos veinte años mientras el PIB crecía los indicadores de pobreza y exclusión son "bochornosos e inaceptables".

El representante de ASG y portavoz del grupo Mixto dijo que "Canarias no está condenada a eso, ha llegado el momento de decir basta ya, de transformar una realidad que se cronifica".

Para ello hay que reactivar la economía, mejorar las condiciones de empleo, aplicar una nueva política fiscal, negociar un nuevo sistema de financiación autonómica y defender las singularidades ante el Gobierno de España y la Unión Europea.

También defendió conseguir "una Canarias única donde no haya islas ni territorios que vivan en desigualdad" y reivindicó la presencia de su partido en el gobierno como una esperanza para las islas periféricas que sufren el sobrecoste de la doble insularidad.