EFESanta Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias ha dado instrucciones este jueves a todos los servicios públicos que luchan contra el coronavirus para que adopten como primera directriz "la de proteger al personal sanitario por encima de cualquier otra", al mismo nivel que atender a los enfermos que lo vayan necesitando.

En su primera rueda de prensa como consejero de Sanidad tras sustituir a Teresa Cruz, Julio Pérez ha subrayado que el sistema sanitario canario ha respondido "razonablemente bien en esta crisis", pero hay que mejorar algunas cuestiones de funcionamiento.

En este sentido, Pérez ha señalado que el primer objetivo será proteger a toda costa al personal sanitario, entendido este por todos los profesionales al servicio de los hospitales, desde los equipos médicos hasta los trabajadores de limpieza y seguridad.

También ha subrayado que los tres comités de gestión creados para afrontar esta crisis (sanitario, económico y social) van a funcionar como "minigobiernos" a todos los efectos y sus instrucciones no serán "meras recomendaciones", sino que resultarán de "obligado cumplimiento para todas las consejerías" mientras dure esta crisis.

El consejero ha destacado que el primer objetivo va a ser dirigir los esfuerzos a proteger con material suficiente del coronavirus a los sanitarios -personal de limpieza, de seguridad, atención al público, auxiliares, enfermeros y médicos- para lo que se dispone de medios suficientes para al menos doce días.

Según Pérez, "no parece que pueda vincularse a la falta de material" el hecho de que el personal sanitario represente el 20 % de los contagios acumulados en Canarias hasta ahora, una cuestión sobre la que "nadie tiene una explicación segura".

El consejero ha indicado sobre las líneas de actuación en el área sanitaria, que hay medidas técnicas que se tendrán que ir viendo, como mejorar la atención a distancia con el aumento de la asistencia telefónica.

Ha dicho que las personas especialmente vulnerables de ser contagiadas con el Covid-19 constituyen el segundo objetivo a proteger por parte del Gobierno canario y que ello no implica solo a las personas mayores, sino también a las que tienen patologías previas, así como a las que están internadas en residencias, las discapacitadas y las que no se pueden valer por sí mismas.

El consejero ha recalcado también que se precisa extender el confinamiento al máximo posible.

En este sentido, ha incidido en que el tener que permanecer en casa es una medida "muy dura", que todo los países han adoptado, y la intención es que se sobrelleve de la mejor manera.

Para ello, ha anunciado que el Gobierno tomará medidas para aquellas familias que viven en pisos pequeños y no pueden mantener las medidas de seguridad para evitar los contagios.

No todo el mundo dispone de las condiciones para cumplir las reglas de aislamiento, ha señalado Pérez, quien ha adelantado que es "muy posible" que el Gobierno facilite que algunas de las personas que no se puedan quedar en su casa dispongan de alojamiento, como es el caso de los sanitarios que no pueden pernoctar en su propia casa.

El consejero ha indicado que la intención del Ejecutivo será mejorar la "extensión, calidad y cantidad del confinamiento".

Pérez ha destacado también que la mayoría de la gente se ha quedado en su casa y ha respectado la prescripción legal impuesta por el estado de alerta. Para comprobarlo, ha enfatizado, no hay que más que salir calle y las sentencias que se dictan con sanciones afectan a una "pequeñísima" parte que la incumple.

El consejero ha dicho que otro de los propósitos del Gobierno será mejorar las líneas de atención telefónica, "que puede que haya que multiplicar por cuatro" para atender consultas psicológicas y de tipo legal para resolver, por ejemplo, un testamento o regular las situaciones de los hijos de padres separados, de manera que se pueda asistir mejor a las personas confinadas.

Pérez ha subrayado también que el coronavirus no es una amenaza solo para una parte de la población, pues los jóvenes están igual de amenazados que las personas mayores, ya que pueden ser transmisores y por ello tienen más responsabilidad, y además también pueden sufrir la enfermedad. EFE