EFESanta Cruz de Tenerife

El Ministerio del Interior ha transmitido al Gobierno de Canarias que el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) "está funcionando bien", a pesar de que el miércoles murieron nueve personas en el naufragio de una patera que llegó a la costa de Lanzarote sin ser detectada.

Según ha informado este viernes el portavoz del ejecutivo regional, Julio Pérez, tras la reunión del Consejo de Gobierno, la única deficiencia en materia de inmigración que ha reconocido la secretaria de Estado de Seguridad, con la que ha mantenido conversaciones, es el cierre del centro de internamiento de extranjeros de Barranco Seco (Gran Canaria), que reabrirá en los próximos días.

No obstante, ante el repunte de la llegada de embarcaciones con inmigrantes desde la costa oeste africana, el Gobierno central se ha comprometido ante el canario a "intensificar" los mecanismos que dieron resultados en la crisis migratoria de 2006.

Entre esas medidas que se reforzarán a petición canaria, Julio Pérez citó el contacto en origen, la presencia en las embajadas, las patrullas fronterizas mixtas, el sistema de avistamiento temprano, que el SIVE funcione perfectamente "y que no vuelva a producirse una situación como esta".

El portavoz del ejecutivo canario dijo que el control de la inmigración no es competencia de Canarias, salvo la tutela de los menores que no están acompañados, pero el Gobierno de Canarias "no puede permanecer ajeno".

"Las responsabilidades legales serán las que sean, pero las morales son del conjunto de la sociedad canaria", subrayó.

Julio Pérez indicó que el Ministerio asocia el repunte en la llegada de embarcaciones a las costas canarias a que la frontera mediterránea está más protegida, de manera que las organizaciones criminales que facilitan la inmigración han elegido la costa oeste africana.

"Habrá que reforzar y restaurar el sistema que se estableció en los peores momentos de la inmigración hace más de una década", porque "no podemos asistir pasivamente" puesto que "nada es comparable en importancia a la pérdida de vidas humanas".

Pérez indicó que ha mostrado la preocupación del Gobierno de Canarias ante la situación a Ana María Botella, quien ha anunciado la apertura del CIE de Barranco Seco en los próximos días.

También ha anunciado la secretaria de Estado que intentará visitar las islas en los próximos días.

Por su parte, la consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias, Noemí Santana, pese a no tener competencias, ha coordinado la acogida de los inmigrantes llegados en las últimas semanas que estaban en las calles.

En estos momentos, con el concurso de ayuntamientos y organizaciones no gubernamentales, estas personas están siendo atendidas, a la espera de que reabra el CIE de Barranco Seco en las próximas semanas, explicó Julio Pérez.

Insistió en que aunque las competencias no son autonómicas, el Gobierno de Canarias no va a permanecer pasivo. EFE

acp/spf

(foto)