EFESanta Cruz De Tenerife

La consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla (ASG), ha asegurado este martes que la aerolínea Ryanair va a cerrar sus bases en Tenerife Sur, Lanzarote y Gran Canaria, pero esto no significa que dejará de operar en las islas.

Castilla ha comparecido ante el pleno del Parlamento para hablar sobre las 200.000 plazas mensuales de avión que, según el PP, puede perder el archipiélago cuando Ryanair cierre sus bases en Canarias, un planteamiento ante el que ha insistido en que" la compañía no va dejar de operar y eso hay que tenerlo claro".

La consejera ha señalado que "solo se perdería un pequeño porcentaje" de las plazas que actualmente oferta Ryanair en Canarias, como las correspondientes a los vuelos a Santander y Vitoria, ya que en estas dos ciudades la aerolínea no tiene bases.

Asimismo, ha resaltado que el Gobierno "no puede ni debe ceder a una presión mediática" de la aerolínea que ha calificado de "extraña" y ha informado de las iniciativas que está llevando a cabo el Gobierno para hacer frente a la pérdida de las bases.

A este respecto, ha anunciado que el Gobierno ha cerrado citas con diferentes aerolíneas en la feria World Routes 2019 que tendrá lugar el 24 de septiembre y también que se reunirá con el Gobierno central para abordar este tema.

Castilla, que ha afirmado que Ryanair "no va abandonar las islas" y mantendrá su volumen de conexiones a pesar de no tener bases en Canarias, ha aclarado que el posible impacto en las islas no es el que el plantea el PP.

Ha explicado que son 100.000 plazas y no 200.000 las que están "en discusión" y, de ellas, hay algunas que no se ocupan y otras que utilizan residentes canarios y no turistas, por lo tanto, ha agregado, los visitantes afectados estarían "muy por debajo" de las cantidades de las que se hablan.

La consejera ha pedido que "no se manden mensajes alarmistas a la población", aunque, ha admitido, al Gobierno "por supuesto" que le preocupa el cierre de las bases de Ryanair en Canarias.

No obstante, ha señalado que no va a ceder a las presiones de compañías privadas , si bien el Gobierno no se cierra al diálogo con esta compañía, que ha dicho que difunde "mensajes alarmistas" y "vulnera los derechos de los trabajadores".

"Nos preocupan muchos los empleos y estaremos vigilantes de los despidos si se producen", ha manifestado la consejera, quien cree que la decisión de Ryanair de cerrar sus bases responde a un "reajuste empresarial" y a su objetivo de reducir los costes.

Ha reiterado que el compromiso del Ejecutivo es con la conectividad de Canarias "y no con ninguna compañía" y ha pedido a la oposición que no haga demagogia y no reclame al Ejecutivo que se "doblegue" ante Ryanair.

El diputado del PP Carlos Esther ha criticado que el Gobierno no haya buscado alternativas a la salida de Ryanair y que sea "conformista" frente a una situación que es "grave" para Canarias por la pérdida, ha dicho, de 200.000 plazas turísticas.

Esther ha opinado que se trata de "un duro golpe para la economía canaria" y ha admitido que le preocupa la actuación del Gobierno, ya que nadie del Ejecutivo ha ido a Dublín a hablar con el presidente de Ryanair, Michael O'Leary.

Ha propuesto que Ryanair se acoja a la Zona Especial Canaria (ZEC) como ha hecho Vueling y ha alertado de que si se cierran las bases se perderán puestos de trabajo en Canarias.

El diputado de CC José Alberto Díaz le ha recriminado al Gobierno que es responsable de una situación que es "muy grave" a la que le "resta importancia" con su "falta de experiencia" e "inacción".

El diputado de Ciudadanos Ricardo Fernández de la Puente ha resumido que "el problema de Ryanair" es que se ha retrasado la entrega de aviones y que "no le gusta la legislación española".