EFESanta Cruz de Tenerife

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha realizado gestiones para que se aclare el contenido del acuerdo entre PSOE, Unidas Podemos y Bildu sobre la reforma laboral en lo que se refiere a la posibilidad de criterios financiación y endeudamiento específicos en el País Vasco y Navarra.

"No es imaginable que exista una fórmula de financiación y endeudamiento distinta" para unos y para otros, ha dicho el portavoz del ejecutivo Canarias, Julio Pérez, tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, en donde se ha recibido con "sorpresa" el acuerdo financiero.

Pérez dijo que "se han hecho gestiones para saber exactamente cuál es el alcance" de ese acuerdo sobre financiación, y "parece que ha habido algunas aclaraciones sobre el contenido del documento".

"Queremos pensar" que "la ventana que se abre para la mejora de la financiación vía endeudamiento y gasto" va a ser la misma para todos, consideró Pérez, quien también es consejero de Sanidad y de Administraciones Públicas.

En cuanto a que finalmente se autorice al uso del superávit presupuestario por parte de la Comunidad Autónoma y las entidades insulares y locales, Pérez dijo que depende del acuerdo financiero que se acuerde finalmente en la Unión Europea, porque será el que determine el margen de maniobra que a su vez tenga el Gobierno de España.

"Nuestro deseo es que se pueda utilizar el superávit", señaló Julio Pérez, y también reivindicó las demandas de Canarias a la hora de determinar el reparto entre las comunidades autónomas de los 16.000 millones de euros que el Estado ha dispuesto para la recuperación de la crisis del coronavirus.

Canarias demanda que se tenga en cuenta el número de pruebas PCR que realice cada comunidad y que se dé prioridad al criterio poblacional.

"Todo el mundo en España sabe que la situación económica de Canarias es muy singular", porque "nuestra dependencia del turismo es mucho mayor que en ningún otro lado", explicó el portavoz, y confió en la sensibilidad y "empatía" del Gobierno central ante estas circunstancias.

En su opinión, hay "señales" por parte del Gobierno de España que indican que comprende esta circunstancia económica singular, y citó el apoyo del ejecutivo a que el primer vuelo organizado por la Organización Mundial del Turismo con garantías sanitarias tenga por destino el archipiélago.

Julio Pérez indicó que aún no se ha hablado con el Gobierno de España sobre un plan específico para el turismo canario ni se han hecho propuestas concretas.

En cuanto a la demanda para que los ERTE en el sector turístico se extiendan hasta fin de año, Pérez dijo que la aspiración es que lleguen "hasta cuando sean necesarios", pero confió que antes de esa fecha ya los hoteles estén abiertos y sus empleados trabajando.

"A lo mejor dentro de dos meses empieza a recuperarse el turismo y también los empleos", dijo Pérez, quien señaló que algunos gobiernos europeos ya empiezan a levantar restricciones a los viajes.

El consejero se mostró confiado en que el lunes todas las islas entren en la fase dos de la desescalda, lo que permitirá más actividad económica y más movilidad en el interior de las islas.

La Gomera, El Hierro y La Graciosa llevan desde el lunes en la fase dos y podrían pasar a la siguiente fase una semana antes que el resto de las islas como hasta ahora, pero aún no está claro si será así o siguen avanzando todas las islas juntas, dijo Pérez.

En cuanto al pacto propuesto por el Gobierno de Canarias a las fuerzas políticas, organizaciones sociales e instituciones para la recuperación económica, Pérez indicó que el ejecutivo quiere incorporar el máximo de aportaciones para que el acuerdo tenga el máximo respaldo posible.

Señaló que el Gobierno está estudiando las posibilidades para que algunas escuelas infantiles recuperen algo de actividad, aunque indicó que el avance en la desescalada se solapa con el final de curso.

También avanzó que el ejecutivo tiene está preparando un protocolo para el uso de las playas cuyas medidas se irán "calibrando" según vayan avanzando las fases de la desescalada. EFE

acp

(foto)