EFESanta Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias ha anunciado este jueves una reunión extraordinaria el próximo lunes en la que se revisarán las normas sanitarias sobre el covid-19, para corregir situaciones preocupantes en lugares cerrados, fiestas juveniles y reuniones familiares.

No obstante, entre las previsiones del Gobierno de Canarias no está, en principio, establecer el uso obligatorio de las mascarillas en todo momento en los espacios abiertos, como han decidido las demás comunidades autónomas.

"No podemos dejarnos llevar por titulares periodísticos ni por comparaciones con otras comunidades o países donde la situación es mucho peor", pero están decididos a "hacer todo lo que sea necesario" para corregir algunas situaciones y para simplificar la normativa y facilitar así la actuación de las fuerzas policiales, dijo el portavoz del ejecutivo, Julio Pérez, tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

Julio Pérez se esforzó en la rueda de prensa por no informar sobre los cambios que se van a acometer, ya que están en discusión en el seno del ejecutivo, aunque adelantó que los ha propuesto Salud Pública.

"La idea es hacer los cambios necesarios y útiles, sea en el uso de mascarillas, en aforos, en mantener las distancias o en las concentraciones de personas", enumeró.

La preocupación del Gobierno, dijo Pérez, se centra "en los espacios cerrados más que en los espacios abiertos" porque en los segundos "en general se cumplen las exigencias", no tanto en los primeros.

Las "aglomeraciones festivas juveniles" o "botellones" donde no se respetan las distancias ni las normas higiénicas son otro foco de preocupación para el Gobierno, así como las reuniones familiares.

Como en estos tres ámbitos la intervención de las administraciones es "difícil", la intención del Gobierno es "simplificar" las normas, hacerlas "más claras y entendibles" para que también puedan ser "más controlables" por las fuerzas policiales, que van a "intensificar el esfuerzo" para "informar y sancionar a quien no las cumpla", expuso el portavoz.

Como ejemplo, señaló que hay establecimientos de hostelería que respetan la separación de mesas y las normas de desinfección y otros que no hacen.

En cuanto a las mascarillas, Julio Pérez subrayó que en Canarias "son obligatorias" pero admitió que "es posible que en algunas situaciones en donde hoy no es exigible su uso se establezca".

Pero en todo caso aclaró que "no parece necesario que en lugares abiertos haya que generalizar" el uso de la mascarilla, aunque sí hay que buscar "la forma de actuar en botellones y fiestas y hacer más sencilla la actuación policial" a la hora de "dispersar los grupos juveniles".

"Eso de nos preocupa más que salir a la calle y ver que hay cuatro personas de cada cien que no llevan mascarilla", insistió el portavoz. EFE