EFESanta Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias espera disponer de un borrador completo del Plan de Reactivación Social y Económico de Canarias a comienzos de septiembre, con todas las propuestas y líneas de acción hasta el 2023.

Así lo ha dicho este jueves el viceconsejero de Presidencia del Ejecutivo regional, Antonio Olivera, tras la segunda mesa de seguimiento del Plan de reactivación, en el que las partes participantes han apreciado avances con respecto a la primera.

Dicho borrador, según Olivera, podría estar a comienzos de septiembre para presentarlo ante la comisión de seguimiento del pacto con vistas a evaluarlo, luego al Gobierno de Canarias para su visto bueno, y finalmente al Parlamento de Canarias para su debate plenario y votación.

“Hemos avanzado mucho en las medidas para lo que resta de año. En lo que queda de agosto trabajaremos para completar las líneas de acción de 2021 a 2023”, ha subrayado Olivera.

Un pacto que actuará como guía en el reparto de los fondos europeos, y también para el diseño de los Presupuestos Generales del Estado del Gobierno central y de los presupuestos autonómicos del año próximo, por lo que es importante “tenerlo cuanto antes”, según el portavoz.

Nacería asimismo con vocación “flexible” para adaptarse al devenir de los acontecimientos, un elemento “clave” para Olivera, e incluirá una comisión de seguimiento para evaluar su aplicación.

Olivera ha reconocido que la línea paliativa de las transferencias de los fondos europeos (72.000 millones totales), unos 12.400 millones, es menor que la línea transformadora (59.000 millones), aunque ha recordado también que la premisa inicial del pacto es abordar los problemas e impactos inmediatos de la pandemia, en base a distintos indicadores.

“Pero nunca hemos olvidado, y así lo hemos contemplado en el Pacto, la prioridad estratégica del desarrollo sostenible, que equivale a no perder las luces largas, la perspectiva a medio plazo, para que cuando salga la economía canaria de la crisis, salga mejor”, ha remarcado el viceconsejero.

Por su parte, el secretario general de Coalición Canario, José Miguel Barragán, ha afirmado tras esta segunda reunión que el Gobierno ya sí parece trabajar en un plan, aunque todavía debe fijar claramente las prioridades para lo que resta de 2020.

“No hay recursos suficientes, ni siquiera con los fondos de la Unión Europea, para abarcar todas las buenas pretensiones”, ha lamentado Barragán.

Y ha destacado dos prioridades, desde su punto de vista: la inmigración, un tema “recurrente” que deberá englobar atención sociosanitaria a las personas que lleguen y más trabajo por parte del estado en los países de origen, y la estrategia en torno al turismo, que requerirá de planes de contingencia ante posibles rebrotes.

El portavoz de Sí Podemos Canarias, Manuel Marrero, ha insistido en que el Ejecutivo quiere cumplir con el pacto de Gobierno del año pasado y que, para ello, necesitará “ingresos garantizados”.

Luis Campos (Nueva Canarias) ha celebrado que la financiación de lo que queda de año esté prácticamente “salvada” y se hayan evitado “grandes recortes”, aunque queda pendiente la ampliación de los ERTE hasta el final del 2020.

Y el secretario general de CCOO en Canarias, Inocencio González, ha calificado al plan de “ambicioso” aunque el contexto que le rodea sea “duro”, como refleja, por ejemplo, el déficit de 900 millones por falta de recaudación ante el parón económico que habrá que “solventar”.

Además, el líder sindical cree que todavía falta por determinar qué cantidad de los fondos europeos llegarán para Canarias, y ha achacado al “monocultivo” del turismo el hecho de que Canarias padezca una “brecha importante” de recuperación de empleo. EFE

rrc/spf

1011824

(foto)