El portavoz del grupo Popular en el Parlamento de Canarias, Asier Antona, ha avanzado que el PP será el "contrapeso" y "muro de contención" a un gobierno "populista y de izquierda radical" que promete lo imposible y pretende "asfixiar" a impuestos a las familias canarias.

Asier Antona, en el debate de la investidura del socialista Ángel Víctor Torres, ha alertado de que si se suben y crean nuevos impuestos se cerrarán empresas, no se conseguirá más recaudación, se frenará el turismo y se destruirá empleo.

El líder del PP, que se ha cambiado la corbata verde que llevaba esta mañana por una azul oscuro porque ha pasado "de la esperanza a la desesperanza", ha reiterado que su grupo votará en contra de la investidura de Torres como presidente porque no está de acuerdo ni con sus iniciativas ni con el modelo de sociedad al que hace referencia.

"No es este el gobierno que el PP quiere para Canarias", ha manifestado Antona, quien ha admitido que los "compañeros de viaje" del PSOE, en referencia a NC, Podemos y ASG, no le generan confianza.

Ha lamentado que las recetas de los cuatro partidos que conformarán el gobierno pueden convertir a Canarias, que necesita "oxigenarse y regenerarse", en un territorio "más pobre y más desigual pese a que intenten vender todo lo contrario".

Sin embargo, ha señalado que, "por sentido de la responsabilidad", el PP llevará a cabo una crítica constructiva, leal y sensata y tenderá la mano al gobierno "para todo lo bueno".

"Con las cosas de comer no se puede jugar", ha manifestado Antona en referencia a las propuestas de Podemos y Nueva Canarias de establecer una ecotasa y de tratar de que en "un territorio alejado y fragmentado" como Canarias haya soberanía alimentaria y energética.

También se ha referido al fin de los 26 años de Coalición Canaria en el Gobierno canario y ha opinado que "no pasa nada" porque se haya ido a la oposición, es más, "hay que asumirlo con naturalidad" porque "esos son los juegos de la democracia", ha agregado.

Ha puesto en evidencia que CC ha dejado como herencia al nuevo gobierno una alta tasa de abandono de escolar, un 72 por ciento de alumnos universitarios que no superan sus créditos, 23.000 dependientes canarios sin atender y 15.000 discapacitados pendientes de ser tratados.

Asimismo, se ha referido a la sanidad, a sus listas de espera, y le ha pedido al nuevo gobierno que no criminalice los recursos privados que, a su juicio, deben estar a disposición de la sanidad publica.

Al PP le preocupa la falta de precisión del programa de gobierno y, sobre todo, que se suba el IGIC, posibilidad que ha provocado que Antona se "ponga a temblar", más aún conociendo la "mala gestión" del PSOE en el Cabildo de Gran Canaria.

Se ha preguntado cómo va a cuadrar el gobierno las cuentas "¿subiendo impuestos o controlando el gasto?", al tiempo que ha defendido "menos burocracia y más libertad", puesto que "el muro de Berlín ya cayó".

"Espero que el pacto de las flores no se marchite día a día porque si es así puede marchitar las esperanza de miles y miles de canarios", ha aseverado Antona, quien cree que el gobierno presidido por el PSOE ha generado expectativas después de 40 años de nacionalismo.

En definitiva, para Antona, el discurso de Torres es "ilusionista e irresponsable" basado en la improvisación y no en la serenidad, responsabilidad y rigurosidad que le ha exigido el PP. EFE