EFELas Palmas de Gran Canaria

El Gobierno de Canarias ha establecido los criterios de preparación de los presupuestos de la comunidad autónoma para 2021, que espera mantener en niveles similares a los de este año, aunque parte con una merma inicial de 900 millones de euros debido a la crisis derivada de la pandemia.

De esa reducción inicial, 500 millones se derivan de una menor financiación autonómica y 400 millones de ingresos menores a los previstos, ha informado el vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, Román Rodríguez (NC).

Los presupuestos se regirán de acuerdo a los criterios del pacto de suscrito por los partidos que sustentan el Gobierno de Canarias (PSOE, Unidas Podemos, NC y ASG) y el Pacto por la Reactivación Social y Económica de Canarias firmado el 30 de mayo, además de las directrices de la UE en materia de economía verde y digital, ha asegurado Rodríguez.

Por ello, se defenderán los servicios públicos, se apoyará a los sectores vulnerables y se impulsara a la economía, además de tener en cuenta la crisis social y económica que Canarias sufre debido al coronavirus, ha dicho Rodríguez tras el Consejo de Gobierno celebrado este lunes.

El consejero de Hacienda ha recordado que existen varias incógnitas sobre los fondos de los que Canarias dispondrá a la hora de elaborar las cuenta, pues todas las previsiones se mueven "en un entorno económico cambiante, con mucha incertidumbre y no se sabe cómo se comportará la economía".

Asimismo, se desconocen los objetivos de estabilidad que el Gobierno fijará para 2021 y los fondos de financiación autonómica de los que Canarias dispondrá.

Igualmente, no se sabe cómo se distribuirán los fondos de reconstrucción aprobados por la Unión Europea, respecto a los cuales, Canarias pedirá que se tengan en cuenta los altos niveles de desempleo y pobreza de las islas.

Rodríguez se ha mostrado convencido de que de aquí a octubre se buscarán soluciones a la pérdida de ingresos, para que las cuentas de la comunidad autónoma para 2021 sean, "como mínimo como los del año pasado".

"La intención es superar los anteriores presupuestos, pues la crisis afecta a todos los sectores y el único sector que avanza es el sector público", ha destacado el consejero.

Para ello, Canarias espera contar con los 500 millones de euros provenientes de la deuda del Estado por el convenio de carreteras, por ejemplo, y pedirá que la financiación autonómica se amplíe.

En caso de que finalmente no se logren los recursos necesarios, el Gobierno de Canarias pedirá que se le autorice deuda pública. Al respecto, el vicepresidente ha recalcado que "se ha autorizado a Euskadi, y se debería autorizar al archipiélago".

El consejero de Hacienda ha insistido en que "Canarias es la comunicad que más sufre esta crisis", no en impacto sanitario de la pandemia, pero sí en repercusiones sociales y económicas, pues el sector turístico es el más dañado y su peso en la economía de las islas es elevado.

"Es de justicia que se tenga una discriminación positiva, como se hizo con la crisis sanitaria", según Rodríguez, quien se ha mostrado convencido de que, a finales de octubre, se dispondrá de los fondos suficientes para mantener los servicios públicos esenciales, reactivar la economía y proteger a los sectores más vulnerables.

En cuanto a una posible modificación de la política fiscal, Rodríguez ha dicho que "no se prevé ni subir ni bajar impuestos".

En 2020 se modificó la política fiscal pero en las circunstancias actuales no se hará, aunque se puede tocar algún asunto mejor, como se ha hecho con el IGIC cero para los productos sanitarios. EFE