EFESanta Cruz De Tenerife

El portavoz del grupo parlamentario Socialista, Sebastián Franquis, ha señalado este viernes que la soberbia y la imposición han hecho que "algunos" estén donde estén, al tiempo que ha valorado la capacidad del PSOE, NC, Podemos y ASG de buscar puntos de acuerdo para "abrir un nuevo tiempo".

Sebastián Franquis, en su intervención en el debate de investidura del socialista Ángel Víctor Torres como presidente de Canarias, ha asegurado que el acuerdo suscrito por las cuatro fuerzas para formar gobierno tiene como objetivo cambiar las políticas y la forma de gobernar.

"Era nuestra obligación buscar puntos de encuentro y primar lo que nos une para abrir un nuevo tiempo", ha manifestado Franquis, quien ha destacado que el diálogo y el acuerdo exigen respeto al otro.

En este sentido, ha puesto en valor la determinación de Torres para buscar el acuerdo con el resto de partidos poniendo a Canarias por encima de los intereses del partido.

Aunque "quizás" la cultura del diálogo "no ha sido asumida en toda su extensión por la política canaria", el portavoz socialista ha valorado que se haya alcanzado finalmente un compromiso por el cambio.

Ha detallado que se trata de un acuerdo abierto al resto de las fuerzas políticas que ofrece, dentro de un programa ambicioso elaborado desde la humildad, soluciones a los principales problemas y demandas de los ciudadanos.

En su opinión, Canarias necesita contar con un gobierno estable que elimine la crispación y tenga una potente vocación regional dentro de una España plural y diversa.

Para el socialista, el interés general de Canarias es el interés general de España por ello, ha agregado, el gobierno será exigente con la administración central y le hará entender a "algunos" que el coste de la insularidad no es un capricho para los canarios sino que está reconocido en la Constitución española.

Ha criticado que en los 26 años de gobiernos nacionalistas se ha mirado más a "los intereses de sus patrocinadores" y se ha abogado por un modelo insostenible, desarrollista y que en términos sociales ha sido una fatalidad.

Tras la salida de CC del Gobierno canario por decisión de las urnas que "no renovaron la confianza a Fernando Clavijo", el PSOE es partidario de una nueva etapa que reivindique la política como una herramienta útil que no se utilice para la confrontación ni para levantar muros.