EFESanta Cruz de La Palma

El presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, ha transmitido este sábado un mensaje de esperanza a los habitantes de la isla, convencido de que la reconstrucción que seguirá al final de la erupción también supondrá oportunidades de dotarse de viviendas "más sostenibles" y de infraestructuras "más adaptadas" a sus necesidades.

"No nos falta nadie, solo nos queda esperar al final de esta pesadilla", ha señalado Hernández Zapata, en su comparecencia conjunta con los presidentes de los Gobiernos de España y de Canarias, Pedro Sánchez y Ángel Víctor Torres.

El presidente del Cabildo de La Palma ha subrayado el "sufrimiento" que está provocando esta erupción -hay más de 7.000 evacuados y cientos de viviendas y tierras de cultivo arrasadas por la lava- y ha expresado su compromiso de procurar que todo el que ha perdido su casa, tenga otra "lo más parecida" a la que poseía el 19 de septiembre, el día en que estalló el volcán.

Hernández Zapata ha remarcado así la importancia que le da al "arraigo", a intentar que todos los afectados por esta erupción sigan viviendo en el futuro en el lugar donde residían o cerca.

"Sé que ahora es difícil de ver, porque estamos en plena emergencia volcánica, pero de esta situación saldrán muchas cosas buenas, la posibilidad de construir nuevas infraestructuras más adaptadas a las necesidades de los palmeros", ha señalado.

Y, en la misma línea, ha garantizado que el Cabildo y los ayuntamientos ya están trabajando para diseñar "un futuro en el que el Valle de Aridane siga siendo nuestro hogar". EFE