El administrador único de Radiotelevisión Canaria (RTVC), Francisco Moreno, ha admitido que se siente "víctima de una pelea" en la que no le resulta en absoluto apetecible participar, y ha afirmado que, con Junta de Control o sin ella, ninguna perspectiva le augura un escenario tranquilo.

Francisco Moreno se ha pronunciado de esta manera este miércoles en la comisión de control del ente público en el Parlamento de Canarias, después de que los grupos en la oposición, Popular, Nacionalista y la diputada del Mixto Vidina Espino le acusasen de "oscurantismo" y amenazasen con un plante en la siguiente convocatoria del órgano.

Moreno, que tuvo dos comparecencias ante la comisión, ha reprochado a los grupos en la oposición que no hacen sino clamar por una Junta de Control que supuestamente "pare mis desmanes" y le critican la concentración de contratos en una serie de empresas, pues quizás lo que estas formaciones pretenden es "ir tachando nombres para que no trabajen todos".

La Junta de Control no debería convertirse "en el mismo gallinero" de la etapa 2015-2018 y al administrador único de RTVC le da la impresión de que "no quieren que rinda cuentas, sino que me rinda, y vienen a escandalizarse" por su exposición de la gestión realizada cuando en otras etapas se daban "la décima parte" de las explicaciones, ha lamentado Moreno, quien ha indicado que le da "mucha pena no tener el consenso" con el que llegó a la Cámara.

Respecto a los contratos que se prevén licitar y los formalizados por el ente público de enero a agosto de 2021, objeto de su primera comparecencia, Francisco Moreno ha detallado que se han adquirido los derechos de emisión de las películas "Pescadores del desierto", por 25.000 euros; "Norberto", por 7.000 euros; "Una casa en el pueblo", por 12.000 euros y "El canario que liberó París", por 25.000 euros, además de un centenar de contratos de diferentes eventos.

La diputada del grupo Mixto Vidina Espino ha dicho en su intervención que Francisco Moreno ha sido "colaborador necesario" del Gobierno regional para no sacar adelante los órganos de control de la RTVC y, entre tanto, "hace y deshace a su antojo".

Jesús Ramos, de la Agrupación Socialista Gomera, se ha congratulado del compromiso de RTVC con el colectivo de personas con discapacidad y su derecho a estar debidamente informados, en relación con un contrato de 42.000 euros para utilizar el lenguaje de personas sordas.

Para el diputado de Sí Podemos Canarias Francisco Déniz, algunos discursos están encaminados a "sembrar la discordia" donde sólo hay transparencia y cuando RTVC vive "un momento dulce" en el que cuenta con el reconocimiento de buena parte de la ciudadanía, al tiempo que Carmen Hernández, de Nueva Canarias, ha defendido la correcta fiscalización de los contratos formalizados pore el ente.

Sin embargo la popular Luz Reverón ha acusado a Moreno de oscurantismo al remitir los datos de los contratos, lo que ha calificado de "insulto a la inteligencia", y ha advertido de que para el PP es la última vez que está dispuesto a escuchar una simple relación de contrataciones de boca del administrador único, al que ha indicado que no sería el primero en sufrir "un plante" en la comisión.

José Alberto Díaz-Estébanez, del grupo Nacionalista Canario, ha criticado lo que considera "habitual y magnífica ceremonia" en la que el administrador único llega a la comisión a cumplir con su obligación mientras los grupos que apoyan al Gobierno "cantan las excelencias de su transparencia para luego atacar a la oposición por su deber de asumir el control".

Ello motivó que el socialista David Godoy lamentase los debates "estériles" en la comisión y reprochase el que se critique la pluralidad demostrada en la formalización de contratos a diferentes productoras, por lo que auguró que los grupos de la oposición seguirán en la misma bancada de no variar su actitud.

Asimismo, y en relación con una comparecencia sobre el expediente de contratación por Televisión Pública de Canarias de la cesión en uso, operatividad y mantenimiento técnico de dos estaciones centrales de operaciones audiovisuales para el funcionamiento técnico del canal y de sus servicios informativos, Moreno ha recordado que se realizará mediante procedimiento abierto de adjudicación sujeto a regularización armonizada y tramitación urgente.

El contrato ha sido convocado el pasado 7 de octubre, estará dotado con más de 65 millones de euros y tendrá un plazo de ejecución de nueve años.

El concurso, ha indicado Francisco Moreno, se resolverá "con una calculadora", esto es, sin criterios subjetivos, puesto que el fundamental y el que va a determinar su adjudicación es el de primar a la oferta que suponga un menor precio por las instalaciones.

Además, en el procedimiento habrá "reversibilidad", pues en los pliegos está prevista la posibilidad de adaptar las circunstancias a lo que en un momento determinado pudiera decidir el Parlamento en cuanto al modelo de gestión de RTVC, y al respecto Francisco Moreno ha expresado su temor de que haya "tanto ruido" sobre este asunto que termine por "asustar y aventar" a los licitadores.

"Si queremos resolver un problema lo mejor es no espolvorear incertidumbre", ha concluido el administrador único de RTVC. EFE