EFESanta Cruz de Tenerife

El administrador único de Radiotelevisión Canaria, José Carlos Naranjo Sintes, ha afirmado hoy que no es posible en este momento subrogar a los 90 trabajadores que prestan sus servicios en las islas no capitalinas porque su vinculación con el ente público es a través de terceras empresas.

Naranjo Sintes, que ha comparecido hoy en la Comisión de Control de Radiotelevisión Canaria a petición propia y de los grupos de Podemos, Nueva Canaria y Socialista, ha señalado que la ley no permite realizar la subrogación que se hizo con los 224 trabajadores de Videoreport pero ha indicado que no ha hablado de "imposible" ya que dependerá del modelo de RTVC que decida el Parlamento en la nueva ley.

Ha agregado que no obstante ha hablado con todas las empresas que tienen subrogados estos servicios en las islas no capitalinas y en el sur de Gran Canaria y Tenerife para garantizar que durante los seis meses de su gestión seguirá contando con sus servicios.

Todos los grupos parlamentarios expresaron su preocupación por la situación de estos trabajadores, que además, han señalado, mantienen diferentes condiciones laborales que el resto de los empleados y han confiado en que el nuevo modelo de televisión que se diseñe, se garantice la igualdad laboral.

El administrador único ha explicado que los dos objetivos con los que llegó al ente se han cumplido y que eran asegurar la señal y la continuidad de los puestos de trabajo.

Ha informado, entre otros aspectos, del arrendamiento por 87.000 euros mensuales de las instalaciones en Tenerife y Gran Canaria al anterior adjudicatario del servicio así como de las gestiones realizadas para garantizar la continuidad de la señal.

Además ha defendido que la única opción para garantizar la continuidad de los trabajadores era la subrogación por parte del ente público de la plantilla hasta que el Parlamento decida el modelo de televisión.

Naranjo Sintes ha asegurado que la transparencia será total y absoluta y ha advertido que su gestión está determinada por la actual legislación por lo que debe ser el Parlamento en la nueva regulación el que decida los aspectos que quiera cambiar.

Lo importante, ha proseguido, es que RTVC deje de ser noticia y sea un servicio público necesario para, entre otros aspectos, la cohesión territorial.

Juan Márquez, de Podemos, ha pedido a Naranjo Sintes que se busquen vías legales que permitan la incorporación a la sociedad mercantil de los 90 trabajadores excluidos de la subrogación.

Ha compartido con el administrador único que se quiera favorecer al sector audiovisual "pero no para los servicios informativos que deben ser públicos" y ha expresado sus dudas acerca de que en algunas empresas se cumpla el convenio colectivo del sector audiovisual.

La plantilla real de los servicios informativos es de 306 trabajadores, ha dicho Márquez, quién ha defendido unos servicios informativos plurales y que los trabajadores dispongan del consejo de redacción para evitar la manipulación informativa.

Esther González, de Nueva Canarias, ha anunciado que ha pedidolos expedientes de todas las contrataciones que se ha hecho en este periodo y ha afirmado que la situación anterior era la crónica de una muerte "anunciada y denunciada y augurada" desde hace mucho tiempo.

"Santiago Negrín montó el lío y luego se mandó a mudar" ha dicho González, quién no obstante ha señalado que el anterior presidente no era la mano "que mecía la cuna" en el medio autonómico y ha defendido un modelo de RTVC con una dirección profesionalizada.

González ha felicitado a Naranjo porque ha conseguido que el 1 de julio la televisión continuar emitiendo "y los trabajadores faenando" y ha preguntado sobre las fórmulas que se han adoptado para realizar las distintas contrataciones al tiempo que ha mostrado su preocupación por la diferencias laborales entre los trabajadores que desempeñan una misma función.

Por el grupo Socialista, el diputado Gustavo Matos ha señalado que aunque se han salvado los puestos de trabajo "el horizonte sigue siendo incierta" y ha expresado su preocupación acerca de que todas las decisiones que se han tomado se ajusten a la ley de contrataciones públicas para no caer "en vicios de nulidad".

Matos ha considerado que hoy los trabajadores subcontratados han recibido una mala noticia al saber que no es posible su subrogación y por ello ha requerido que se busque soluciones jurídicas que permitan al menos equipar a estos trabajadores con el resto de sus compañeros.

El parlamentario socialista le ha pedido a Naranjo Sintes que ninguna de las decisiones que se adopten durante su gestión impidan que la Cámara apueste por un modelo público de gestión.

Luz Reverón, del grupo Popular, ha destacado que Naranjo Sintes ha cumplido en un tiempo "récord" el mandato de la Cámara y ha negado el "runrun" que circula que con la subrogación los trabajadores se han convertido en funcionarios públicos y ha pedido normalidad y sentido común en la toma de decisiones.

Guadalupe González Taño, del grupo Nacionalista Canario, ha dicho que no era fácil aceptar este reto, ha agradecido a los trabajadores que los conflictos en el ente no se trasladen a la ciudadanía y ha alabado que se le ha dado continuidad del servicio público y el mantenimiento de los puestos de trabajo al tiempo que ha apelado por un modelo que garantice la igualdad de los trabajadores.

Jesús Ramos Chinea, del grupo Mixto, felicitó a Naranjo Sintes por mantener el servicio pero ha dicho que es una mala noticia que no se pueda subrogar a los trabajadores en las islas no capitalinas que además disponen de menos medios, lo que consideró un ejemplo más "del capitalismo" frente a las islas menores. EFE