EFEMadrid

La portavoz de Coalición Canaria en el Congreso, Ana Oramas, ha denunciado este miércoles la crispación política cuando "hay muchos mayores que siguen muriendo" y "mucha gente que todavía no ha podido abrazar o besar a sus padres" y ha confesado: "Me avergüenzo y me dan ganas de llorar".

En el pleno que debate sobre la sexta y última prórroga del estado de alarma, Oramas ha pedido emocionada a los diputados la misma "dignidad" que están manteniendo los ciudadanos.

"Mientras aquí se insultan, mientras aquí se odian, mientras aquí se enervan las pasiones, ahí fuera hay todavía gente en las UCI que se están debatiendo entre la vida y la muerte", ha advertido.

Ha incidido en que los nacionalistas canarios han apoyado sin gobernar en Canarias ni en el Estado todas las decisiones hasta hoy y ha dicho que las seguirán apoyando porque representan "a lo que está sucediendo fuera, que no es lo que está sucediendo aquí".

Especialmente, ha hablado del "drama social" de Canarias, donde medio millón de personas (el 54 por ciento de la población) está en paro o acogidas a expedientes de regulación temporal de empleo y dos de cada diez empresas están en riesgo de quiebra.

En este sentido, ha dicho que espera que la próxima semana haya nuevos avances con el Gobierno para que ese medio millón de personas tenga "esperanza".

"Somos un partido responsable, somos sensatos y sobre todo intentamos representar dignamente a los ciudadanos, poner sensatez, erradicar el odio y estar a la altura de las circunstancias", ha dicho y ha subrayado que la responsabilidad es de todos para que lo que ha pasado los últimos meses no se repita.

El portavoz de Nueva Canaria, Francisco Quevedo, también ha hablado del entendimiento con el Gobierno para tratar de aliviar los los datos "monstruosos" que está dejando la pandemia en su comunidad y ha confiado en su cooperación.

Ha incidido en que "la pandemia social y económica será más dura" que la sanitaria en Canarias y ha insistido en la necesidad de que haya "una salida distinta a una realidad diferente".

"Se trata de movilizar todos los recursos disponibles, esencialmente públicos (...), porque si no, no vamos a ser capaces de dar respuesta a los que se avecina, que no es ni más ni menos que una fractura dramática y profunda social y económica en Canarias", ha asegurado. EFE