EFESanta Cruz de Tenerife

El consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, ha afirmado este viernes que el incremento en este año de la inmigración irregular por mar desde África era "imprevisible", pero ha recalcado que no supone ningún riesgo sanitario adicional por covid-19.

A las costas canarias han llegado este año 2.601 personas -casi tantas como en todo 2019-, entre las cuales se han detectado ocho casos positivos de covid-19, de manera que no hay más riesgo sanitario que en otros lugares de Europa, ha concluido Pérez en una comparecencia en comisión parlamentaria.

El consejero ha negado la pasividad que ha atribuido al Ejecutivo canario la oposición por su silencio ante las condiciones "indignas" y deficientes en que han sido recibidos y alojados algunos inmigrantes por parte de la Delegación del Gobierno.

La diputada de CC-PNC Jana María González ha denunciado el alojamiento de inmigrantes en naves de almacenamiento sin condiciones sanitarias ni de dignidad adecuadas y la falta de protocolos para proteger a las personas que los reciben.

Ha acusado de pasividad al Gobierno de Canarias frente al Estado y ha criticado que en pleno repunte de la llegada de pateras el Gobierno central haya trasladado el control de la inmigración en el archipiélago a un mando unificado en la península, retirando las competencias de coordinación sobre esa materia al general jefe de la Guardia Civil en las islas.

Julio Pérez ha confesado que el Gobierno de Canarias se ha mostrado sorprendido por esa decisión del Ministerio del Interior de unificar el control migratorio en un mando de la Guardia Civil en la península y ha pedido explicaciones al respecto.

La respuesta recibida es que el Ministerio ha querido unificar la dirección técnica en un solo mando, ha dicho Pérez, quien ha matizado que lo importante no es tanto dónde está ubicado el mando sino que el trabajo se haga bien.

El consejero ha afirmado que se han aplicado los periodos de cuarentena legales a los inmigrantes como está previsto legalmente para todos los extranjeros que llegan a España y se realizan "cribados" a todos y se hacen pruebas PCR cuando hay necesidad.

Ha admitido que ante la llegada imprevista de tantas embarcaciones, el alojamiento de inmigrantes en almacenes por parte de la Delegación del Gobierno no ha sido el adecuado en todos los casos, pero se trabaja coordinadamente entre las administraciones en la búsqueda y adecuación de nuevos sitios para poder mejorar la acogida.

"Las instalaciones ni son adecuadas ni suficientes, las tenemos que mejorar", ha dicho el consejero, pero ha añadido que "porque un día se hayan quedado unos inmigrantes en una nave porque la Delegación del Gobierno no pudo llevarlos a un hotel no puede hablarse de pasividad".

De todos modos, ha avisado de que "no es previsible una reducción del flujo" por las circunstancias económicas y sociales de África y ha apelado a la sociedad a no caer en discursos basados en la ignorancia, la xenofobia y el populismo, incompatibles con la dignidad humana.

La diputada del PP Luz Reverón ha denunciado que el Gobierno no ha adoptado medidas ante el aumento del flujo de inmigrantes y denunció que 72 de ellos pasaron tres días pernoctando en el suelo en un almacén portuario y sin duchas.

Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, ha lamentado que ante la inmigración "seguimos con buenas palabras" pero sin medios ni recursos por parte del Estado, y ha reclamado una actuación común europea para conseguir una migración ordenada.

Esther González, de Nueva Canarias, ha exigido la aplicación de controles sanitarios rigurosos a los inmigrantes, "en idénticas condiciones" que las que se aplican a quienes llegan en avión de forma regular.

Francisco Déniz, de Sí Podemos Canarias, ha dicho que España y Canarias tienen la responsabilidad moral y política de disponer una acogida adecuada, para lo que se requieren más recursos materiales y sanitarios.

El diputado de ASG Jesús Ramos Chinea ha pedido al Gobierno canario que hable con el Estado para reactivar todas las medidas ante el aumento de la llegada de pateras y actuar desde el punto de vista humanitario. EFE