EFELas Palmas De Gran Canaria

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ve en el hecho de que Gran Canaria carezca de un Centro de Internamiento Temporal de Extranjeros, como el que opera con 900 plazas en Tenerife, "una debilidad que complica la gestión de las llegadas" de inmigrantes a esta isla.

Pestana ha abordado este viernes con el director general de Casa África, José Segura, la situación migratoria vigente en esta frontera sur de Europa, a la que han llegado en pateras o cayucos más de 5.300 personas en lo que va de año, -unas 1.300 en los días que han transcurrido del presente mes de septiembre-, lo que supone, ha subrayado, "doce años de inmigración en Canarias".

Tras el encuentro, el delegado del Gobierno en Canarias ha confiado en que, con la colaboración de los departamentos estatales de Migraciones y Defensa, el archipiélago pueda contar "en semanas o pocos meses, en algunos casos, y en un poco más de tiempo en otros" con una red estable de centros por islas para la acogida humanitaria de estas personas, que en la actualidad se lleva a cabo en distintas instalaciones por parte de organizaciones humanitarias como Cruz Roja.

Pestana ha recalcado que los trámites para filiar a estas personas "llevan su tiempo", a lo que hay que sumar ahora la realización de pruebas PCR para determinar si alguno viene contagiado, con el fin de evitar nuevos brotes de la covid-19 entre ellos, unas cuestiones que, según ha dicho, explican en buena medida que cientos de inmigrantes hayan tenido que pernoctar varios días en el muelle de Arguineguín tras ser rescatados por Salvamento Marítimo de las barquillas en las que partieron desde África.

Segura ha lamentado que a la Delegación del Gobierno en Canarias "no se le haya aportado medios para dar alojamiento digno a estas personas", si bien ha estimado que "se va resolviendo la papeleta".

El que fuera delegado del Gobierno en Canarias durante el repunte migratorio registrado en las islas entre 2004 y 2008, un fenómeno sobre el que ha escrito un libro del que se "nutre" ahora Pestana, ya que, según ha dicho este viernes, la experiencia de su antecesor le es de gran utilidad para saber "qué acciones e instalaciones habilitó entonces el Estado", ha recalcado que "el canario no es un pueblo bárbaro".

"Hacemos lo que podemos para ayudar a quien ha tenido la inmensa valentía de poner su vida en juego. La cultura francófona es la que les impulsa, ellos no saben ni adónde han llegado, quieren llegar a París. No estamos felices teniéndolos en el puerto de Arguineguín, pero sí por que no hayan perdido la vida", ha aseverado José Segura, quien ha subrayado que Canarias es "un pueblo de emigrantes".

El director general de Casa África también ha llamado la atención sobre el hecho de que la Unión Europea "no tenga todavía una política migratoria común".

Como "se está comenzando a elaborar", ha referido Segura, Canarias debe estar "muy en guardia porque aquí hay una especificidad: estamos frente a Mauritania, la costa del Sahara y Senegal y la problemática derivada de la seguridad en esos países, y de la supervivencia ante las hambrunas, condicionan que chicos jóvenes se lancen buscando otros horizontes", una realidad que, a su juicio, difiere de la que opera en el Mediterráneo.

En opinión de José Segura, en materia migratoria, "la UE tiene que cooperar con su homóloga, la Unión Africana, y en esa cooperación, la voz de Canarias tiene que oírse permanentemente".

Sobre las derivaciones a la Península, una opción por la que abogan entidades como CEAR, al considerar que evitarían el colapso que el repunte migratorio produce en la actualidad en Canarias, Anselmo Pestana, ha informado de que las que se están haciendo "responden más a la situación personal de cada persona".

Se trata de "madres con niños o personas que han pedido asilo", a las que se deriva a centros del Estado en la península que ahora mismo "están vacíos", ha precisado. EFE

pcr

(foto)