EFESanta Cruz de Tenerife

El vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez, ha afirmado este jueves, que “va a presionar” a las Cortes para que apruebe la modificación de la Ley de Estabilidad, para que “los ayuntamientos, los cabildos y los gobiernos cumplidores” puedan hacer uso del superávit.

Para Román Rodríguez, la Ley de estabilidad y sostenibilidad financiera “encorseta” el gasto público, “incluidos los miles de ayuntamientos que tienen superávit en España desde hace seis años, los cabildos insulares, que tampoco pueden aplicarlo, y ahora, comunidades autónomas como Canarias”, ha aseverado, en declaraciones a los medios.

Tras tomar posesión de los cargos de vicepresidente y consejero, Román Rodríguez ha informado de que hay siete comunidades autónomas con superávit, por lo que considera “deseable, oportuno y necesario” que las leyes que se sustentaron en la época de recesión “no se apliquen a un periodo donde la economía crece”.

El consejero ha anunciado que no acudirá a la reunión que en los próximos días mantendrá el presidente canario, Ángel Víctor Torres, con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

No obstante, ha hecho hincapié en que le parece “muy importante” explorar las posibles “sintonías o coincidencias” políticas entre ambos presidentes, pues todo lo que se haga para que la Administración General del Estado “interprete bien los derechos que hemos consolidado en la Ley de Presupuestos, en el REF y en el Estatuto de Autonomía, será bienvenido”, ha declarado.

A este respecto, Rodríguez se ha mostrado preocupado por la “inestabilidad política española”, que supone un “inconveniente” para el marco presupuestario vigente y para el del próximo año.

“Si no hay investidura en septiembre, no habrá Presupuestos del Estado en 2020, y será una mala noticia para el marco presupuestario, porque habría que volver a prorrogar la ley de 2018”.

En este sentido, el consejero ha insistido en que sería “deseable” que Pedro Sánchez fuera investido presidente la próxima semana, porque eso “normalizaría” la vida institucional y “nos posibilitaría” la tramitación de la Ley de Presupuestos de 2020, “un elemento clave para el marco presupuestario de Canarias”, ha añadido.

En relación a sus primeras medidas como consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, manifestó que lo primero será “tomar contacto con la realidad y los datos”, analizar la “situación que nos encontramos” y “tratar de adaptar “la estructura y las políticas que heredamos” a la visión, las propuestas y las ideas priorizadas por el gobierno. EFE