EFESanta Cruz de Tenerife

El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, ha llamado al diálogo y al consenso a las fuerzas parlamentarias para la aprobación de los presupuestos autonómicos de 2021, y ha confiado en que puedan alcanzar un nivel similar al de 2020 si se despejan algunas incógnitas.

No obstante, también cabe la posibilidad de que no se despejen esas incógnitas, centradas sobre todo en qué hará el Estado con la financiación autonómica en 2021 y en si se puede incorporar al presupuesto regional los 500 millones de superávit del convenio de carreteras, ante lo que Canarias reclamaría recurrir el endeudamiento para evitar una caída del gasto de unos mil millones de euros.

Rodríguez hizo este planteamiento este martes en una comparecencia en comisión en el Parlamento de Canarias en la que encontró la disposición del primer partido de la oposición, CC-PNC, a consensuar el presupuesto autonómico en una situación complicada, expuso su portavoz, José Miguel Barragán.

El diputado del PP Fernando Enseñat dijo al consejero que tendrá "la mano tendida" de su partido siempre que no "intente engañar" a los ciudadanos con planes de reconstrucción sin financiación ni con "presupuestos estériles", y si el ejecutivo canario abandona la "debilidad y pasividad" ante el Gobierno de España.

Román Rodríguez contestó valorando la disposición al entendimiento y las aportaciones constructivas, porque "nunca hemos estado en una situación tan complicada" y el acuerdo es "más necesario que nunca", y por esa misma razón indicó que no se va a detener ni a dejar influir por "los discursos catastrofistas".

El vicepresidente indicó que su departamento está tramitando el proyecto de presupuestos para 2021 en una gran incertidumbre en la que es muy difícil realizar pronósticos macroeconómicos para poder hacer previsiones de ingresos y de gastos, si bien anticipó que la caída del PIB en Canarias estará en torno al 20% este año, frente al 15% nacional.

Además, el Estado aún no ha definido los planes de estabilidad, con lo que no se conoce el límite de déficit, deuda o gasto, ni tampoco se conocen los ingresos que se recibirán por el sistema de financiación autonómica.

En este último punto, Rodríguez confió en que el Estado actualice la financiación autonómica como hizo en 2020, es decir, con independencia del ciclo económico y recurriendo a endeudamiento, de manera que no se pierdan ingresos por esa vía, que para Canarias suponen el 73% de su presupuesto.

En cuanto a los ingresos por tributos propios, Rodríguez indicó que en 2020 supondrán una merma de entre 500 y 600 millones de euros, una pérdida que espera que se reduzcan a la mitad en 2021 y esté totalmente subsanada en 2023.

Esta bajada de ingresos propios podría compensarse con la incorporación al presupuesto autonómico de 2021 de los 500 millones de euros del convenio de carreteras asignados a superávit si así lo autoriza el Estado, y en caso contrario el consejero espera que se permita recurrir a endeudamiento como ha ocurrido con Navarra y Euskadi.

Al margen de los fondos presupuestarios, el vicepresidente confía en sumar en 2021 más financiación estatal y europea de los programas económicos y convenios vinculados al REF y también por la participación de las islas en el fondo de reconstrucción europea.

En cuanto al destino del gasto presupuestario en 2021, Román Rodríguez confió en que sea fácil de consensuar, porque el propósito del Gobierno es destinarlo a reforzar los servicios públicos esenciales, atender a los más vulnerables e incentivar la actividad económica, sin que haya planes ni para bajar impuestos ni para subirlos.

Esos objetivos están incluidos en el pacto de gobierno y también en el pacto de reactivación económica, suscrito por los grupos parlamentarios excepto PP y Cs, y por los agentes económicos y sociales, subrayó.

El vicepresidente insistió en que el Gobierno seguirá intentando la búsqueda de acuerdos y el consenso "en un momento tan crítico" para toda la sociedad.

El portavoz de CC-PNC, José Miguel Barragán, coincidió en la necesidad de diálogo y consenso y anunció que si el Gobierno de Canarias necesita más tiempo para elaborar los presupuestos dada la incertidumbre sobre los ingresos, su grupo apoyará el retraso en su presentación, porque "es importante saber de qué se habla y no se puede hacer un presupuesto a ciegas".

El diputado del PP Fernando Enseñat instó al Gobierno de Canarias a dar respuesta con su presupuesto a la caída del PIB, al desempleo, la pobreza, a la crisis sanitaria y al cero turístico, porque de momento lo único que se ha visto es su debilidad y pasividad ante el Gobierno de España.

Al respecto, propuso rebajas fiscales a la clase media, a los autónomos y al sector productivo, eliminar el gasto superfluo y reclamar al Estado los fondos que debe a Canarias, como los relacionados con el convenio de carreteras.

La portavoz de Ciudadanos, Vidina Espino, dijo que la financiación de Canarias está pendiente de que el Gobierno de España permita la utilización de los fondos de carreteras y de la financiación autonómica, lo que evidencia que el pacto por la reactivación económica, cuyo grado de ejecución criticó en cuestiones como sanidad y educación, carecía de financiación.

El portavoz de Sí Podemos, Manuel Marrero, quien había pedido la comparecencia de Rodríguez, valoró la "mayor moderación" del PP y el ofrecimiento a la colaboración de CC-PNC, que consideró "un acto de responsabilidad. EFE