EFELas Palmas de Gran Canaria

El vicepresidente de Canarias, Román Rodríguez, ha pedido este viernes "rebajar la tensión" en el gobierno del Cabildo de Gran Canaria por las declaraciones que han hecho estos días su presidente, Antonio Morales (NC), y el nuevo portavoz del PSOE, Miguel Ángel Pérez.

En la última semana, Nueva Canarias y PSOE tensaron sus relaciones como socios en la institución insular, después que Morales dijera que le aliviaba la marcha del anterior portavoz socialista, Luis Ibarra, porque prefería gente que "mire de frente"; a lo que Pérez replicó acusándole de haberse "escondido" detrás de Torres durante los incendios de agosto.

Para Román Rodríguez, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE canario "ha expresado una posición sensata al pedir que se rebaje la tensión y encauzar las diferencias que, si existen son de orden político, a los espacios bilaterales".

El líder de Nueva Canarias ha afirmado que el presidente Torres dirigió el proceso contra el incendio porque la activación nivel del 2 hizo que le tocara al Gobierno canario la dirección, "y lo hizo con una maestría extraordinaria y muchísima elegancia al ser capaz de comunicar muy bien el momento dramático que se vivió.

"Torres dijo ayer -jueves- que los ayuntamientos, el Cabildo de Gran Canaria y Antonio Morales -presidente de la institución- se portaron exquisitamente no, lo siguiente", ha subrayado.

Román Rodríguez cree que las declaraciones de Torres son "prudentes y acertadas", y que los asuntos entre partidos "deben ser encauzadas, cuando hay diferencias, en los espacios bilaterales que existen" y ha agregado, para concluir, que "rebajar la tensión siempre es una buena noticia". EFE