El candidato de Nueva Canarias (NC) a la Presidencia autonómica, Román Rodríguez, ha anunciado este domingo su intención de disponer para los próximos cuatro años de 10.000 viviendas públicas para el alquiler social ya que este derecho está actualmente, dijo, "quebrado".

Román Rodríguez se ha referido a este asunto durante una visita a los barrios laguneros de Las Chumberas y La Verdellada, “símbolos” en Canarias de un “derecho quebrado por la ausencia” de política alguna en los sucesivos gobiernos de CC durante la última década, afirma en un comunicado de NC.

Acompañado por el candidato a la Alcaldía de La Laguna, Juan Miguel Mena, y el número uno al Parlamento por Tenerife, Roberto Rodríguez, entre otros; Román Rodríguez visitó los barrios laguneros de La Verdellada y Las Chumberas para conocer, de primera mano, los graves problemas que, en materia de vivienda, sufren estas dos comunidades de la segunda ciudad más importante de Tenerife.

“Estamos aquí”, explicó el candidato, para “simbolizar el compromiso” de NC con la política de la vivienda pública, “olvidada” por los responsables gubernamentales de Canarias.

Tras solidarizarse con los vecinos por haber sufrido una “década de abandono”, Román Rodríguez se mostró muy crítico con el caso de Las Chumberas y el convenio de rehabilitación suscrito entre las administraciones públicas canarias y estatal, sin que se haya movido una piedra en los dos últimos lustros.

Recordó que los 25 millones de euros del convenio para las obras de rehabilitación eran finalistas y que, el pasado 31 de diciembre, expiró el citado convenio.

De la cantidad total, agregó, se han justificado 2,2 millones de euros, “sin que se sepa dónde están” los 23 millones de euros restantes.

Sobre La Verdellada, el candidato de NC denunció el “engaño sistemático y masivo” al que han sido sometidos sus vecinos. Se refería a que, después de 23 años de residir en los citados inmuebles con un alquiler social, “aún no se les ha permitido acceder a la propiedad de las viviendas en unas condiciones favorables”.

“Si estos dos ejemplos son graves, más preocupante” es, reprochó Rodríguez, que “no tengamos una política” para las futuras familias y personas que viven en las islas, que además verán agravadas sus escasas o nulas posibilidades de acceder a una vivienda por la incidencia del alquiler vacacional en zonas residenciales. EFE