EFESanta Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife rebajará en el ejercicio de 2022 el recibo de la basura en un 10,5% a 91.645 familias, y eximirá de su pago a otras 925 en situación de vulnerabilidad, así como a más de 12.300 pymes y autónomos, que representan el 97% de su tejido empresarial.

Además, aumentará del 3% al 4% la bonificación por tener domiciliados los pagos de tasas e impuestos municipales y bonificará el 100% de la tasa por exceso de carga de aprovechamiento del dominio público, esto es, por el tránsito de camiones pesados, que se cobra mayoritariamente a empresas de la construcción.

Estas medidas supondrán una bajada de los ingresos en las arcas municipales de en torno a 2,8 millones de euros, que se compensarán con una subida del 0,6% en el tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en 35 grandes propiedades, en su mayoría administraciones públicas y entidades financieras.

Esta "recorte de impuestos histórico" ha sido presentado en rueda de prensa por el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, el primer teniente de alcalde, Guillermo Díaz Guerra, y los concejales de Hacienda, Juan José Martínez, y de Promoción Económica, Evelyn Alonso.

Todos ellos han coincidido en demandar a otras administraciones la misma "sensibilidad" en política fiscal, máxime cuando algunos recibos como el de la luz no paran de crecer.

El edil de Hacienda ha concretado que la tasa de la basura que de media paga un vecino de Santa Cruz pasará en 2022 de los 77 euros a menos de 69 euros.

Juan José Martínez ha indicado en todo caso que ésta es una medida "coyuntural" y que la idea es sacar una nueva ordenanza en la que se premien en su justa medida la buenas prácticas de reciclaje.

Guillermo Díaz Guerra ha abundado en que esa revisión de la ordenanza "antes de dos años".

También ha recalcado que mientras el PP deja su "sello" en Santa Cruz con una bajada de impuestos, "gravando a los que más tienen", el Cabildo de Tenerife ha anunciado que el año que viene aumentará el canon por el uso del complejo ambiental insular, por el que cada año la capital abona unos 4,3 millones.

El alcalde, José Manuel Bermúdez, ha destacado que esta política fiscal coloca a Santa Cruz como la capital canaria con menos impuestos y una de las de España con la fiscalidad más baja.

Asimismo, ha afirmado que Santa Cruz "está sorteando mejor" que el resto de Canarias la crisis derivada de la pandemia del coronavirus, tanto por la evolución del paro como por la recuperación de actividad empresarial.

Y ha reclamado al resto de administraciones el mismo "compromiso" y "apoyo al empleo y la prosperidad" con "medidas concretas" que aporten "certezas". EFE