EFELas Palmas de Gran Canaria

El partido político Ciudadanos repetirá con Saúl Ramírez como cabeza de lista al Congreso con el objetivo de “poner en marcha España” y liderar un proyecto "desde el centro, la coherencia y sentido común”.

En la presentación de las candidaturas, Ramírez ha anunciado la lista electoral al Congreso y al Senado de la provincia de Las Palmas, por las islas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote.

Por Fuerteventura lidera la plancha al Senado Ignacio López Icuña, por Lanzarote Noemí del Pino Ramírez y por Gran Canaria Rafael Medina y Alicia Esther Díaz.

La lista de la formación naranja por la provincia de Las Palmas al Congreso estará encabezada por Saúl Ramírez, a quien siguen Eugenio Vidal, Ana María Santana, Saray Rodríguez, David Crespo, Javier Gutiérrez, Pedro Amadeo Cabrera y Aranzazu Tejera.

Como ha expresado Ramírez, que es cabeza de lista por cuarta vez en cuatro años, nunca pensó que "fuese a pasar”, algo que ha achacado a “la irresponsabilidad del presidente del Gobierno en funciones”.

Desde el partido se han marcado dos retos importantes "el de convencer a un partido constitucionalista que ha abandonado el constitucionalismo de volver a la senda del pacto" y el de hacer que "todos los españoles sean libres e iguales”.

Por otro lado, en estos comicios del 10N Cs busca "convencer a los que dieron su apoyo en las pasadas elecciones" porque tienen "un proyecto que piensa en los españoles y pone a España en marcha”.

Para Ramírez, Ciudadanos es "el único partido que tiene un proyecto para que el país entre en el siglo XXI", para poder tener "políticas sociales necesarias", una "sanidad pública de calidad", una "educación que iguale", que "garantice las pensiones" y que esa España vacía "desaparezca".

Como ha apuntado, estos retos se tienen que llevar "con altura de miras, con capacidad de Estado y pacto de Estado", por lo que han pedido al PP y PSOE que "pongan España en marcha y dejen a Cs liderar el proyecto desde el centro, la coherencia y sentido común”.

El lema de la campaña "España en marcha" pretende eliminar “el bloqueo socialista y la irresponsabilidad de Pedro Sánchez", porque hay "una crisis económica encima”, como apuntan todos los indicadores micro y macroeconómicos, ha explicado.

En este sentido, ha destacado “la caída de compra de viviendas de más de un 40 % en algunas islas", así como otros fenómenos internacionales.

"Pedro Sánchez va a hacer lo que hizo Zapatero, esconder la cabeza y negar lo evidente ante la crisis”, porque según ha apuntado “sigue sin protocolo ni planificación”.

Para el cabeza de lista al Congreso "lo preocupante en esta ocasión es que la deuda pública casi alcanza el cien por cien y tenemos pocos mecanismos", y "sin un líder fuerte o un pacto de Estado las consecuencias van a ser fuertes".

En este sentido, el proyecto de Cs busca "garantizar que haya pensiones públicas", algo que "es un reto muy importante como país" porque "las cotizaciones a largo plazo tienen un problema de sostenibilidad”.

Para ello, ha señalado que es necesario "recuperar el pacto de Toledo", que es "uno de esos que tenemos sobre la mesa para garantizar pensiones presentes y futuras”.

Así mismo, ha indicado que apuesta “por la indexación al IPC, con cabeza", porque "no se puede hacer promesas que cuando llegan los ingresos y los fondos no son viables” que es algo que "genera frustración".

"Los políticos coherentes y serios” tienen el papel de "decir lo que se puede hacer, con hoja económica" y no “como un desideratum que no se puede cumplir", ha recalcado.

Además, ha vuelto a insistir en el trabajo desde su partido para evitar la repetición electoral, para lo que ofrecieron "un pacto con tres medidas", la primera "sentarse a hablar del 155, en qué situaciones está y el alcance a aplicarlo", y que no fue posible porque “se negó esa reunión”.

Ciudadanos entiende que en caso de "desobediencia civil” este artículo "debe ser instaurado para tener un control de los cuerpos de seguridad del Estado y la neutralidad de los poderes públicos". EFE

1011668

lbl/iqr