EFELas Palmas de Gran Canaria

El Gobierno canario ha decidido este viernes poner a Tenerife en el máximo nivel de alerta por covid-19, el 4 (semáforo marrón), pero con medidas menos restrictivas que las que soportó en verano cuando pasó por la misma situación, teniendo en cuenta el impacto favorable de las vacunas.

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, ha detallado que se toma esa medida porque la isla más poblada de Canarias presenta indicadores preocupantes, como estos dos: el 26 % de las camas de UVI están ocupadas por pacientes covid, y el 28 % de las pruebas diagnósticas de coronavirus que se hacen en Tenerife dan positivo.

También cambian de nivel por la mala evolución de la pandemia en sus territorios La Palma y Lanzarote, que pasan de alerta 2 (semáforo ámbar) a 3 (semáforo rojo), situación en la que ya estaban -y continúan- Gran Canaria y Fuerteventura. Por su parte, El Hiero y La Gomera se mantienen en nivel 2 (semáforo ámbar).

Estos cambios en el semáforo sanitario de las islas entrará en vigor en la medianoche del domingo al lunes y previamente Sanidad publicará una actualización de las medidas aplicables al nivel 4, que limite menos la actividad económica que lo que se hizo en verano, algo que el Ejecutivo considera factible dado el alto índice de vacunación que se ha conseguido en la población de las islas.

Ello se traducirá en aforos menos restrictivos que los que se dictaron hace unos meses, pero también con un cierre general de actividades abiertas al público a medianoche (0.00 horas).

En cuanto a la modulación de los aforos, Trujillo ha explicado que de no aprobarse ningún cambio, en Tenerife el máximo aforo en exteriores sería del 33 % y en interiores, del 25 %. Sin embargo, se ha decidido aliviarlos en parte, a 50 % y 33 %, respectivamente.

En espacios culturales, donde el público no se retira la mascarilla, el aforo en interior será aún mayor: del 55 %.

También habrá un aforo más laxo para los comercios de alimentación y productos de primera necesidad, que mantendrán un 75 %, siempre que no se trate de grandes superficies.

En cuanto al aforo en el transporte público, será del 75 %, pero se suspende una restricción que si operó el año pasado: aquellas personas que viajen desde Tenerife a otras islas, no estarán obligadas a presentar una prueba diagóstica negativa.

En cuanto al máximo número de personas no convivientes que pueden reunirse en espacios abierto o cerrados, se mantiene en seis.

El consejero ha explicado que la normativa que se va a publicar este fin de semana para el nivel 4 tendrá en cuenta las características de cada actividad, el perfil de público mayoritario que atrae, si se desarrolla en interior o exterior y si se lleva a cabo o no bajo obligación de presentar el certificado covid.

En cuanto al deporte profesional, tanto en nivel 3 como en 4 se mantienen los mismos aforos que ya estaban acordados: 50 % en estadios al aire libre (partidos de la UD Las Palmas y CD Tenerife en LaLiga Smartbank) y 33 % en pabellones a cubiertos (encuentros del Lenovo Tenerife y el Gran Canaria en la Liga Endesa).

El titular de Sanidad ha subrayado que la situación de Tenerife en sus dos parámetros más preocupantes es peor que la de Gran Canaria, la única isla con la que puede compararse en población: en ocupación de UCI por pacientes con covid la supera en 8 puntos y tasa de pruebas positivas sobre el total de realizadas la rebasa en 5.

No obstante, Trujillo ha enfatizado que el conjunto de la comunidad autónoma se encuentra en riesgo muy alto en algunos indicadores, como la incidencia, y que el número de casos detectados cada día ha crecido un 46 % respecto a la semana anterior. EFE