EFEArguineguín (Gran Canaria)

Los 71 inmigrantes que llegaron en dos cayucos el domingo a Gran Canaria han pasado más de 48 horas en carpas instaladas por la Cruz Roja en el muelle de Arguineguín, donde desembarcaron, a la espera de que la Delegación del Gobierno les asigne un lugar donde comenzar la cuarentena.

Hasta hace unos meses, los inmigrantes que llegaban a las costas de Canarias o eran rescatados en aguas de su entorno eran conducidos directamente a Comisaría, donde pasaban un máximo de 72 horas para que se les tomara la filiación y se abieran sus expedientes.

Con la irrupción de la covid-19, el protocolo de atención ha cambiado y la autoridades derivan a los recién llegados a espacios habilitados fuera de las comisarías -generalmente en almacenes portuarios- para los primeros tres días de trámites, hasta que se les asigne un recurso de acogida bajo la tutela de alguna ONG.

Sin embargo, la creciente llegada de pateras a Canarias y la imposibilidad de mezclar en un mismo centro de primera recepción a ocupantes de distintas embarcaciones, para prevenir contagios cruzados, están complicando los dispositivos y generando situaciones como las que viven estas 71 personas en el muelle de Arguineguín.

El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, ha reconocido que estas personas siguen en el muelle de Arguineguín tiendas de la Cruz Roja porque el lugar habilitado en Gran Canaria para las primeras horas de cuarentena -una nave en el puerto de Las Palmas- está ocupada por los inmigrantes que llegaron en otro cayuco a la isla el sábado.

"Ha sido fruto de la llegada de varias pateras a la vez. Como saben, tenemos un recurso (la nave del puerto de Las Palmas de Gran Canaria), pero con el protocolo de covid no pueden mezclarse en un mismo lugar ocupantes de varias embarcaciones", ha alegado Pestana, al ser preguntado por los periodistas por el caso de estas personas.

Pestana ha recordado que la Delegación del Gobierno trabaja desde hace tiempo en crear una red estable de espacios de acogida con inmuebles propiedad del estado, para responder ante este tipo de situaciones "de una forma menos estresante y agobiante".

En el muelle de Arguineguín, el responsable de Inmigración de Cruz Roja en la provincia de Las Palmas, José Antonio Rodríguez Verona, ha explicado a Efe que estas 71 personas están a la espera de que se conozcan los resultados de las pruebas PCR que se les hicieron el lunes, para que las autoridades les asignen un recurso de acogida.

"Tenemos dos cayucos en el muelle en este momento. El primero con 40 personas que quedan aquí desde el domingo a las 3.30 de la madrugada", mientras que el segundo "llegó el domingo sobre las 9.30 horas y quedan 31 en personas”, ha explicado.

Lo normal en otros momentos, ha recordado este portavoz de Cruz Roja, hubiera sido que estas personas, después de recibir "la primera asistencia sanitaria in situ en puerto", fueran trasladadas a "dependencias policiales", en las que pasarían unas 72 horas.

"Estas personas se han sometido a los trámites de las pruebas PCR y filiación en el propio muelle de Arguineguín, dado que las instalaciones están completas", ha añadido.

Además, Cruz Roja cuenta con la "confirmación" de que "la nave habilitada en el Puerto de Las Palmas está ocupada por la patera que llegó al muelle de Arinaga el sábado pasado", y no podría incorporarse más gente a esa instalación porque están guardando una cuarentena y, si se interrumpe, deberían empezar una nueva.

Rodríguez Verona remarcado que su organización tiene "muy claro" que el aumento en la llegada de pateras y cayucos comenzó en 2019 en los meses de septiembre y octubre, por lo que la previsión es que este año "seguramente sea igual".

"Se aprovechan las mareas en calma para intentar llegar a las costas canarias, es el momento idóneo para salir a navegar y llegar a la costa", ha recalcado.

En cuanto a la supuesto uso de barcos nodriza para acercar las pateras desde el continente africano a Canarias, Rodríguez ha considerado que se trata de "una leyenda urbana", porque "todo el mundo habla de ellos pero nadie los ha visto", por lo que prefiere "no creerlo hasta que no lo vea". EFE

1011856

lha/jmr

(foto) (vídeo)