EFELas Palmas de Gran Canaria

Canarias ha comenzado a recibir turismo internacional, pero lejos de las cifras de llegadas de antes de la pandemia de coronavirus, y confía en que a partir de septiembre y octubre, cuando se haya logrado vacunar a más del 80 por ciento la población europea, pueda empezar a recuperarse el sector en las islas.

El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricúa, ha manifestado a Efe que el 70 por ciento de los hoteles de las islas ya ha abierto y tiene una ocupación media de un 40 por ciento de la plazas y que, como ya se esperaba desde enero, el verano en Canarias se pasará con algún turista internacional y nacional y sobre todo será local.

El portavoz de la patronal ha indicado que hasta que no acaben los meses de julio y agosto no se conocerán las cifras de pasajeros en los aeropuertos y de ocupación en los establecimientos turísticos.

Pese a que quinta ola de covid-19 afecta a los países emisores y a los destinos, Mañaricúa ha destacado como "muy buena noticia" la llegada desde el pasado lunes de turistas británicos -que no viajaban a las islas desde diciembre-, al no tener que pasar cuarentena a su regreso a su país si están vacunados.

Así mismo, ha valorado el hecho de que también estén viajando alemanes a Canarias, pues son junto con los británicos, los turistas que más se desplazan al archipiélago, pese a que las cifras están lejos de las anteriores a la pandemia.

Las islas están recibiendo más turistas extranjeros que en abril y eso es "importante", pues el pasaporte vacunal de la UE que se estableció el pasado 1 de julio está permitiendo más movimiento, ha subrayado.

Los clientes canarios ayudarán a pasar el verano al sector turístico, al igual que los 50.000 bonos que ha repartido la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias como incentivo, hasta que se alcancen las cifras de vacunación en Europa, pues será lo que permita empezar a recuperar los números del pasado, ha señalado.

En Canarias ese momento va a coincidir con el inicio de la temporada de invierno, que esperan que sea ya con datos más normalizados, ha apuntado.

En cuanto a las reservas existente para lo que queda de julio y agosto, ha dicho no poder facilitar cifras porque son de última hora al depender de las restricciones que se fijan a causa de la pandemia.

"Lo que sí sabemos es que los turistas británicos pueden venir en las próximas tres semanas, hasta el 5 de agosto", cuando el Gobierno de Reino Unido, vuelve a revisar sus semáforos indicativos de coronavirus. EFE

cda/jmr