La presidenta de Quórum Social 77, Delia García, ha criticado la "brutal criminalización" de los menores extranjeros no acompañados, que no es real porque sólo un 4,8 % tiene problemas graves de conducta, y ha advertido de que muchos de los niños migrantes llegan con problemas de salud como diabetes, cardiopatías e incluso tumores que necesitan quimioterapia.

Delia García se ha expresado de esta manera ante la comisión parlamentaria de estudio de la infancia y la adolescencia en Canarias como representante de una entidad que trabaja con 1.435 niños en el archipiélago, de los que 949 son menores migrantes, y de éstos 454 son magrebíes y el resto subsaharianos.

García indicó que no es real la imagen que se proyecta de que los menores migrantes van a macrocentros como si fueran "un aparcadero de niños", y recordó que ante la llegada en el último año de unos 2.500 el objetivo por parte del Gobierno de Canarias ha sido atender todas sus necesidades básicas en colaboración con las entidades del sector, pero muchas de éstas "se echaron para atrás" y Quórum Social 77 "se quedó sola".

Esto coincidió con el confinamiento por la pandemia y hubo que gestionar la crisis sanitaria y la crisis migratoria, precisó Delia García, quien indicó que primero se intentó crear centros de mediana dimensión, con unas 50 plazas para acoger a los menores migrantes, pero después "todo se desbordó".

Los menores son la "base más vulnerable de la inmigración", señaló la especialista, quien admitió que fue polémica la decisión de alojar a los llegados en hoteles cuando eso fue una recomendación de los equipos sanitarios para tener controlada la situación para evitar que surgiesen brotes de coronavirus que hubiesen resultado incontrolables.

La entidad que preside se preocupa de que se pueda atender al máximo posible la individualidad de los menores, y al respecto manifestó que están apareciendo "un montón de niños con enfermedades" que precisan tratamiento "y poco se habla de ellos".

Además también comenzaron a llegar niñas, de las que algunas realizaron la travesía con hermanos pequeños, y por ello Quórum Social 77 creó un recurso más pequeño para ellas.

Subrayó especialmente Delia García "la brutal criminalización del perfil de los menas" que no es acorde a la realidad, pues de los menores que atiende su entidad sólo 47 presentan problemas de comportamiento y 27 de adicción referidos al consumo "de un porro diario, lo que tampoco es un problema gravísimo de la vida".

De los 1.400 menores extranjeros no acompañados que han pasado por Quórum 77 sólo 4 han sido derivados a centros de medidas judiciales por delitos graves, precisó.

Además indicó que hay 106 menores con trastornos de conducta y que se han trasladado a un centro de Quórum con un terreno de 20.000 metros cuadrados, y sobre este asunto consideró que en materia de salud mental hay unos patrones culturales "con los que chocamos de forma frontal".

Como ejemplo citó que en Marruecos es usual que un adolescente desahogue sus frustraciones a través de convulsiones, y una vez recibió una llamada de un educador en Puerto de la Cruz alarmado porque un niño se había quedado inconsciente de lo nervioso que estaba, lo que es "imposible".

Delia García explicó que cuando uno de estos menores tiene una conducta disruptiva se tira al suelo para desviar la atención y, en el caso del citado chico, cuando llegó la ambulancia para tratarlo "se fue saludando como la princesa Leonor".

Apuntó que el sistema de atención a menores en Canarias estaba bastante bien gestionado pero se vio desbordado con la llegada de los 2.500 niños extranjeros no acompañados, y señaló que se está avanzando en las pruebas para la determinación de edad, de manera que en los últimos catorce días se ha citado a 74 de los que atiende Quórum.

Sobre este asunto comentó que el Gobierno de Canarias está participando activamente para implantar un proyecto de Save the Children que consiste en un programa "holístico" para determinar la edad en colaboración entre el Servicio Canario de la Salud, la Dirección General de Protección al Menor y las entidades colaboradoras de manera que se agilice el proceso.

Según explicó Delia García, se haría un procedimiento "que no vulnera los derechos" y en el que la revisión pediátrica se hará sólo con el consentimiento del menor y con asistencia de un letrado, para luego pasar a la investigación de su historia de vida y luego proceder a la intervención psicosocial.

En esta última fase se recabarían los documentos, se verificarían y al final la Fiscalía recibiría un único informe de carácter multidisciplinar.

Respecto a la reubicación en el resto del territorio nacional, Delia García indicó que en los últimos días han salido 50 de los que atiende Quórum y esta semana está previsto derivar otros 50 a la Península, con lo que prevé que en los próximos meses habrá una "descongestión bastante notoria".

Pero además, añadió la presidenta de la entidad social, Canarias debe ser capaz de crear medidas sostenibles para los menores extranjeros no acompañados "que se quedan con nosotros" y en cuanto a la educación, puntualizó que atiende a 112 menores de 16 años, de los que 80 están escolarizados y el resto en proceso de alfabetización.

"Estamos peleando con la Consejería de Educación para que nos eche un cable" en este ámbito ya que los menores se sienten "súper frustrados", pues en Marruecos están en edad de trabajar.

Por ello Quórum Social 77 está planeando crear una escuela interna de hostelería y peluquería, que es lo que más demandan los menores, y luego "nos pelearemos con quien haya que pelear para que homologuen los títulos".

Respecto a la situación cuando los menores cumplen la mayoría de edad, Delia García aludió al caso del niño "de la patera de la muerte", que en catorce días de travesía vio como había que tirar por la borda a seis familiares, al tercero se desmayó y terminó comiendo trocitos de lasca de madera de la patera.

"Llegó a nosotros y ahora tiene 17 años y medio. Y podemos presumir de que no hemos dejado a ningún niño en la calle (al cumplir los 18 años) aunque nos cueste sudor y lágrimas", subrayó.

Entre las soluciones está la de asignarlos a pisos tutelados y García admitió que Quórum ha creado uno "de extranjis" en Las Palmas de Gran Canaria "para ocho niños", va a montar otro y sugirió al Parlamento que intervenga para que les cedan algún sitio público.

También existiría la posibilidad de crear centros de día y aplicar en Canarias el proyecto "más innovador y romántico" que se ha puesto en marcha en Cataluña, el Plan Acoge, por el que los menores extranjeros que cumplen 18 años pasan a vivir con familias de la región durante un año y de forma paralela se trabaja en un proyecto para su inserción social.

Delia García dijo que después de la experiencia de haber atendido a 2.500 menores se puede hablar de éxito en Canarias e invitó a los miembros del Parlamento a visitar las instalaciones de Quórum para ver esta realidad "y les preparo un té marroquí". EFE