EFEAgüimes (Gran Canaria)

La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, ha abogado este jueves por "aislar", "arrinconar" y "desmentir" a los negacionistas de la violencia machista, un fenómeno social con el que "no se debe jugar ni frivolizar" y que ha costado la vida a 1.027 mujeres desde 2003.

Así lo ha manifestado Delgado a los periodistas tras abrir la segunda jornada del primer Congreso Internacional de Género, que organizan entre otras entidades, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Gobierno canario, con una intervención en la que ha recalcado que "la violencia de género es la cruel consecuencia de la desigualdad y la discriminación que existe entre hombres y mujeres".

La ministra ha recordado que, según la Organización Mundial de la Salud, el 35 % de las mujeres del planeta ha sufrido violencia a manos de sus parejas o de terceras personas y ha reiterado que "hay que desmentir a los negacionistas" de esta realidad porque "provocan más dolor a las víctimas", entre las que también se encuentran menores y familias enteras que quedan desestructuradas.

"Negar la violencia de género es una irresponsabilidad y supone negar el derecho de las víctimas a la Justicia y la reparación. Estamos ante un problema público y social: la mayor y más brutal manifestación de la desigualdad entre hombres y mujeres, que se da en todos los países y culturas", ha aseverado.

En su intervención, la ministra ha considerado que en España "la sociedad ha sabido reconocer este problema", lo que ha permitido colocarse como país "a la vanguardia mundial" en el tratamiento jurídico que se da a estos delitos.

Además de repasar el marco legislativo nacional e internacional aprobado en los últimos años para abordar este fenómeno, Delgado ha estimado que aún queda mucho trabajo por hacer en favor de la protección "efectiva y real" de las víctimas del "terrorismo machista", que ha matado a más personas que la acción de ETA, ha dicho.

Dolores Delgado ha insistido en que la violencia machista es "un problema de Estado que supera las posiciones partidistas" y ha añadido que no se trata de "un mal inevitable, sino de un mal que debemos enfrentar", objetivo para el que ya se han dando pasos importantes, como la creación de fiscalías contra la violencia sobre la mujer, que han permitido mejorar la unidad de acción y aumentar la seguridad jurídica en todo el territorio nacional.

"El fiscal garantiza la correcta ejecución de las penas y vela por la participación de la víctima en el proceso penal", ha manifestado la ministra en funciones, quien ha considerado que entre las tareas pendientes en este ámbito figuran la necesidad de "clarificar la tipificación de las distintas modalidades de violencia" contra la mujer, revisar las penas previstas en el Código Penal y también los factores relacionados con el consentimiento de la víctima para garantizar que "cuando una mujer no dice sí, todo lo demás es no".

Delgado también ha estimado necesario debatir sobre el posible endurecimiento de los beneficios penitenciarios que se aplican a los condenados por estos delitos, dada la alta tasa de reincidencia que se registra entre este colectivo de procesados.

La ministra ha cerrado su intervención recordando a Rosa de Luxemburgo, al afirmar que "queremos habitar un mundo como personas socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres". EFE

pcr/jmr

(foto) (vídeo)