EFELas Palmas de Gran Canaria

Las fuerzas de seguridad del Estado han detenido a doce personas, cinco en alta mar y siete en Pontevedra, tras interceptar a 1.800 kilómetros de Canarias un alijo de 1.200 kilos de cocaína que se dirigía a Galicia camuflado en un supuesto viaje turístico de dos parejas a bordo de un velero.

Los responsables esta operación conjunta del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera han explicado este martes en la Base Naval de Las Palmas de Gran Canaria que el velero fue abordado por un comando de asalto en la madrugada del 29 de julio, con el apoyo del buque de la Armada "Rayo", tras una operación relativamente "rápida", de poco más de siete meses.

Los detenidos son diez ciudadanos españoles (tres a bordo del velero y siete en los registros posteriores en Pontevedra), uno portugués y una brasileña. Entre los tripulantes del yate figuraba un histórico patrón de planeadoras del narcotráfico en Galicia.

El velero fue abordado sin incidencia alguna cuando se encontraba, además, en muy precarias condiciones de navegación, casi a la deriva, con algunas velas rotas y el motor fuera de servicio.

"Sus tripulantes lo habrían pasado muy mal de no haber aparecido el barco de la Armada. En este caso casi que se puede decir que los han rescatado", ha resumido el comandante de la Guardia Civil Jaime Relanzón, uno de los oficiales que han coordinado la operación desde Las Palmas de Gran Canaria.

El inspector Emilio Rodríguez, jefe del Grupo de Respuesta Especializada contra el Crimen Organizado (GRECO) de la Policía en Galicia, ha señalado que el cargamento había sido fletado por grupos de narcotraficantes asentados desde hace tiempo en la provincia de Pontevedra.

Rodríguez ha rehusado revelar más datos, porque la investigación sigue en curso, pero sí ha detallado que les sorprendió encontrar a bordo del velero a un histórico de las planeadoras en Pontevedra.

Este individuo, con largo historial de relación con el narcotráfico, no figuraba entre las cuatro personas (dos parejas) que habían partido desde Pontevedra a bordo del velero "Nergha" en un supuesto viaje de placer por el Atlántico, sino que se cree que se sumó a ellas en el océano, en un barco procedente de una isla del Caribe desde el que se trasvasó la carga de cocaína.

Por eso la Policía piensa que su función en el viaje de regreso del velero a Pontevedra era actuar como "notario" del grupo colombiano que entregaba la droga, acreditar su carga en el velero y acompañarla hasta su desembarco en el punto de destino, Galicia.

La Policía ha resaltado que Galicia, y España en general, siguen siendo "uno de los puntos" de entrada de la cocaína de Latinoamérica a Europa, pero ha enfatizado que ya no es el único ni el principal.

"Holanda y Bélgica se han dado cuenta, por fin, de que sus puertos son una vía muy importante de penetración de la droga en Europa", ha remarcado el jefe del GRECO en Galicia.

La jefa regional de Aduanas en Galicia, María Ortega, ha detallado que el buen estado de la mar permitió a además hacer dos inspecciones exhaustivas del velero en el mar: en la primera se recuperaron más de 900 kilos de droga, parte de ella a la vista, y en la segunda algo más de 200 kilos adicionales.

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha felicitado en la Base Naval a los cuatro cuerpos que han participado en la operación por su éxito y por la buena colaboración establecida durante las investigaciones. EFE

jmr

(foto) (vídeo)