EFESanta Cruz De Tenerife

El diputado de Sí Podemos Canarias Francisco Déniz ha recordado este domingo que en Canarias el 20,9 % de la juventud entre 18 y 24 años no tiene Bachiller ni FP, o no está estudiando, mientras que en España es el 17,9%.

“El abandono educativo de los jóvenes de hoy será un problema de los adultos de mañana”, ha asegurado Déniz en un comunicado, en el que incide en que “una población con bajo nivel formativo es una población con menos capacidad de hacer valer su autonomía política y de desarrollo laboral”.

Además, ha insistido en que “el abandono formativo incide en las familias que tienen un nivel social bajo y están en riesgo de exclusión social, lo que agrava el problema”.

Para atajar este problema, Déniz considera que el Gobierno canario debe “actuar en varios frentes”, desde la adopción de “medidas compensadoras de las desigualdades sociales” hasta poner en marcha “un sistema educativo más sensible a las inquietudes y necesidades de los jóvenes, para que sientan las ganas de permanecer en los estudios”.

“Se debe transformar los centros educativos, dando más recursos, para atender mejor a la diversidad del alumnado y dando más facilidad para los jóvenes que deseen retornar al sistema educativo”, ha manifestado.

Además, Déniz ha destacado otro foco del problema del abandono formativo, como es el hecho de que “la crisis nos ha mostrado que no es solo un problema educativo, también es un problema laboral”.

Según el diputado de Podemos, la demanda de mano de obra de baja cualificación en la construcción atrajo a los jóvenes, que dejan los estudios.

A su vez, esto llevó a un ciclo vicioso de población poco formada, y una economía que se adaptó a esta escasa formación, lo que se transformó en niveles bajos de productividad de la fuerza de trabajo y de empleos precarios, ha alertado.

Para Déniz, la demostración de sus afirmaciones está en el hecho estadístico de que “a medida que ha crecido el paro juvenil, los jóvenes hay llenado las aulas, bajando el abandono formativo y educativo”.

Por ello, ha avisado de que “corremos el riesgo de que en la medida que aumente el empleo no cualificado, crezca otra vez el abandono educativo”.

“Luchar contra esta tendencia es más complejo, pues si no favorecemos la creación de empleo cualificado, los jóvenes en situación de abandono pueden quedar más abocados hacia la exclusión social”, ha aseverado.

Asimismo, ha reclamado al Gobierno que diseñe una formación para el empleo que facilite la formación continua de estos jóvenes a medida que pasan los años.