EFELas Palmas de Gran Canaria

El viento ha dificultado durante la noche la extinción del incendio forestal que afecta al corazón de la isla de Gran Canaria, unas labores en las que han participado 230 personas y que han obligado a desalojar a 125 vecinos de los municipios de Artenara y Tejeda.

Según ha informado a Efe el 112, de esas 125 personas que han sido desalojadas de nueve barrios de Tejeda y del de Coruña, en Artenara, y que han sido evacuadas a instalaciones del municipio de San Mateo, solo 15 han pernoctado en ellas.

Los responsables de las labores de extinción muestran un relativo optimismo, porque el viento no ha soplado todo lo fuerte que se preveía, aunque el fuego sigue activo en dos frentes de difícil acceso.

Se trata del barranco de Tejeda, en el municipio del mismo nombre, y del Parque de Otoño y Coruña, en Artenara, zonas en la que los trabajos han sido especialmente complicados durante la noche debido a que son de difícil acceso.

Las fuentes de los servicios de emergencia del Gobierno canario han precisado a Efe que los vecinos desalojados en las últimas horas de las viviendas que ocupaban en el municipio de Tejeda han sido los de los barrios de El Rincón, la Hera del Haro, Degollada de Tejeda, El Espinillo, La Solana, El Chorrillo, Los Majuelos, La Culata y Cuevas Caídas.

A ellos se han sumado los del barrio de Coruña, en Artenara.

Se prevé que los medios aéreos se incorporen en breve a las labores de extinción de este incendio, que hasta el momento ha afectado a 1.000 hectáreas de la cumbre de Gran Canaria. EFE

pcr