EFELas Palmas de Gran Canaria

El magistrado Arcadio Díaz Tejera ha lamentado este viernes la falta de previsión de las administraciones para la organización de la cuarentena de los inmigrantes que llegan de forma irregular a Canarias, donde la Policía los mantiene hasta 72 horas en sus comisarías a la espera de alojamiento.

En declaraciones a Efe, Díaz Tejera, juez encargado del CIE de Gran Canaria, ha advertido también del nuevo problema que se ha generado con los cinco pabellones deportivos que se habilitaron en la citada isla tras el estado de alarma para acoger a inmigrantes, ya que estas instalaciones deben ser devueltas a sus gestores este lunes.

En estos pabellones se acoge a 200 inmigrantes a los que no se sabe dónde realojar, ha afirmado Díaz Tejera.

A juicio del magistrado, nada de lo que está ocurriendo con estas personas debía de pasar, al tiempo que ha remarcado que tiene constancia de que "servidores públicos" emitieron informes en los que se proponían soluciones para la atención de los inmigrantes ante la nueva orden de mantener en cuarentena 15 días a los extranjeros que llegan a España.

"Las dependencias policiales no están para pasar cuarentenas, sino para las labores propias de investigación de hechos delictivos, y las personas que permanecen detenidas por un máximo de 72 horas solo deben estar en los calabozos para la práctica de diligencias", ha recalcado el magistrado.

"La Policía está haciendo un esfuerzo especial para la atención de estas personas pero esa no es su función", ha abundado.

Díaz Tejera ha afirmado que resulta incomprensible que en Canarias, adonde llegan pateras desde hace 26 años de manera regular, no se haya previsto un protocolo de actuación para atender a los inmigrantes que se sabía que iban a seguir arribando a sus costas.

"Unos esperando por otros y otros esperando por unos para actuar", en alusión a los competentes en la materia, ha provocado situaciones que no se han dado en ningún otro lugar de España, según Díaz Tejera.

Ha habido inmigrantes, que tras alcanzar la costa grancanaria después de días de navegación en condiciones precarias y arriesgando sus vidas, han tenido que esperar un día entero en la playa o dormir en colchonetas en las comisarías de policía: "Esas no son condiciones".

Según Díaz Tejera, los centros de Cruz Roja y de las ONG que los atienden no tienen ya capacidad para su atención, pero Gran Canaria cuenta con infraestructuras en desuso o infrautilizadas que se podían haber habilitado para que pasaran la cuarentena los inmigrantes.

En el caso de Cruz Roja, ha dicho que dispone de 21 centros en Canarias, nueve de ellos en Gran Canaria y "hace más de lo que puede" para asistir a estas personas.

A juicio del magistrado, es preciso establecer un mecanismo de supervisión sanitaria de la cuarentena que pasan estas personas, que a su llegada a la costa deben recibir primero atención básica sanitaria, de alimentación y ropa de abrigo, y ser derivados directamente a centros de acogida y, una vez en ellos, proceder a la filiación.

Con anterioridad a la orden que establece la cuarentena, a los inmigrantes, nada más recibir las atenciones básicas, se les trasladaba a las comisarías para identificarlos y conocer sus circunstancias de entrada a España, y posteriormente pasaban al juzgado de instrucción, donde el fiscal podía pedir internamiento en un centro de extranjeros para su posterior expulsión.

Al resto se derivaba a centros de acogida, ha indicado Díaz Tejera, quien ha recordado que los CIE permanecen cerrado por el cierre de fronteras al no poder proceder a las devoluciones.

Antes de la obligatoriedad de la cuarentena, los inmigrantes primero pasaban a ser competencia del Ministerio de Interior y después de Migraciones, tras la nueva norma debe cambiar este orden.

Como juez responsable de velar por los derechos y dignidad de los inmigrantes del CIE de Gran Canaria, ha dicho que se siente responsable de estas personas que llegan a las islas, en su mayoría jóvenes, que huyen de la miseria y el hambre.

El presidente de la ONG Oportunidades de Vida, Rafael Hernández, ha informado a Efe de que su organización se ha visto obligada a acoger este miércoles a 17 inmigrantes en su centro de Tafira (Gran Canaria) y que entre hoy viernes y mañana sábado albergarán a otros 63, todos ellos llegados en pateras en esta última semana a la isla.

Hernández ha explicado que trabajan "a destajo" en ultimar otro espacio, próximo a la instalación de Tafira, para acoger a estos dos grupos que están en comisarías a la espera del traslado, 28 este viernes y 35 mañana, entre ellos once mujeres y cinco niños de entre 1 y 4 años.

El presidente de esta ONG ha hecho hincapié en que el trabajo con inmigrantes es "excepcional", pues la organización se creó en 2015 con la intención de atender a familias en exclusión, desarrollar programas para niños, jóvenes y adultos en situaciones de emergencia e intervenir en zonas marginales de la isla. .