EFESanta Cruz de Tenerife

La consejera de Sanidad, Manuela de Armas, y los siete grupos con representación en el Parlamento de Canarias han coincidido este martes en reconocer que la obesidad infantil es un problema de salud pública en el archipiélago canario.

El 44,2 por ciento de los niños de las islas tienen obesidad o sobrepeso, mientras que la media española es del 40 por ciento, y durante el pleno del Parlamento regional también ha habido coincidencia en reconocer que los programas y estrategias adoptadas hasta ahora no dan resultado, porque es preciso cambiarlos.

En comparecencia a petición del grupo Nueva Canarias para hablar de la obesidad infantil y práctica deportiva, la consejera de Educación aseguró que la prevención de la obesidad es un objetivo para su departamento y se aborda de manera transversal, y reconoció que "esto hay que cambiarlo".

Manuela de Armas reconoció que es complicado cambiar "pero no se puede tirar la toalla", habló de la relación que la obesidad tiene con la pobreza, ya que los productos más baratos son menos saludables, y apostó por aprovechar la nueva ley de educación para ampliar las horas dedicadas a la actividad deportiva.

Consideró conveniente revisar los planes relacionados en la lucha contra la obesidad y el sobrepeso y se comprometió a estudiar un nuevo plan conjunto.

Además, recordó que se trata de una patología que se considera una epidemia por muchos organismos internacionales, y comentó que durante el confinamiento preocupó mucho que los menores estaban en sus casas sin poder hacer ejercicio.

Cuando regresaron a las aulas se ha hecho incidencia en que practiquen deporte, y que en los recreos corran y hagan "todo lo que no pudieron hacer" durante el confinamiento, añadió.

Ante esa preocupación se han tomado iniciativas como dotar al profesorado de herramientas y estrategias para luchar contra la obesidad, para minimizar esa patología con estilos de vida saludables, para fomentar la práctica deportiva, propiciar recreos y aulas activas, y concienciar sobre el uso abusivo de pantallas, así como fomentar la alimentación adecuada.

La diputada de Nueva Canarias (NC) Carmen Hernández explicó que en un estudio del Ministerio de Consumo y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria del pasado año se dice que la obesidad infantil es uno de los principales problemas de salud en Europa y se asocia con diabetes y cardiopatías en la edad adulta.

Estamos ante un problema "grave" de salud y los programas que se desarrollan no dan resultado, por lo que Carmen Hernández se mostró partidaria de revisarlos, y mostró su preocupación por el hecho de que casi el 70 por ciento de los padres cuyos niños tienen sobrepeso consideran que el peso de los menores es normal.

La diputada de Nueva Canarias propuso intensificar el trabajo con Atención Primaria, y en la escuela potenciar el deporte porque es salud y ayuda a controlar el peso.

La diputada del grupo Mixto Vidina Espino, de Ciudadanos, dijo que en Canarias se llevan veinte años luchando contra la obesidad pero "apenas se ha mejorado", por lo que abogó por incluir en el próximo presupuesto autonómico una partida económica para iniciar un plan contra esta patología.

Melodie Mendoza, diputada de Agrupación Socialista Gomera (ASG), señaló que se trata de niños enfermos y reconoció que se asocia la pobreza con la mala alimentación, pero también con el sedentarismo, por lo que abogó por cambiar para no normalizar el sobrepeso, que es tan malo como la delgadez extrema, añadió.

El diputado de Sí Podemos Canarias Francisco Déniz afirmó que el el problema son factores estructurales como la pobreza, la igualdad social y el nivel cultural de la población, y también apostó por cambiar hábitos de vida que favorecen el sedentarismo, para criticar asimismo que la alimentación sana es "mucho más cara" que la basura.

Miguel Ángel Ponce, del grupo Popular, denunció que las tasas de obesidad en Canarias supera la media española e insistió en que se deben adoptar medidas para dejar de comer alimentos no nutritivos, en favor de dietas saludables y evitar el sedentarismo.

El diputado del grupo Nacionalista Lucas Bravo de Laguna reconoció que los números "no son nada buenos" y tras señalar que si las medidas que se han adoptado no son eficaces habrá que tomar otras comentó que hay que enseñar a los padres a alimentar a sus hijos.

Lucas Bravo de Laguna destacó asimismo la necesidad de "salir de la hipocresía" y al igual que se prohíbe el juego a los menores hace lo mismo con la venta de bollería y otros productos nocivos.

La diputada del grupo Socialista María de Pino González dijo que la obesidad es un riesgo para la infancia que incrementa las posibilidades de tenerla en edad adulto, por lo que reclamó que luchar contra esta enfermedad sea una prioridad para el Gobierno de Canarias. EFE

rdg/tm